jueves, 5 de enero de 2017

Haruki Murakami

Hace muchísimo tiempo quedé prendada de éste autor y sus novelas. De Murakami dicen, que lo amas o lo odias (como escritor, entiéndase ^^) y en mi caso, me enamoró profundamente hasta el punto de beberme la mayoría de sus novelas.

La más famosa por excelencia es "Tokio Blues" aunque a mi personalmente me fascina "Kafka en la orilla" quedando como una de mis favoritas para siempre :D

Lo primero que leí de él fue su ensayo "De qué hablo cuando hablo de correr", de temática running y que he releído en varias ocasiones, y después, su novela 1Q84 que comencé por error, y quedé prendada desde la primera página. 

Por otro lado, he de reconocer que una de sus novelas se me hizo un poco difícil de leer y la dejé para otro momento, no sé si fue la novela en sí o yo en ese momento. Este nuevo año quiero terminar de leer sus obras, que ya me quedan bien pocas y de ahí que se me ha ocurrido hablar de él en éste post.

Otro de los detalles que me gustan de éste autor y sus escritos es que algunos de sus personajes tienen pinceladas minimalistas, como buen japonés que se precie, cosa que me encanta y me inspira.

Aquí os dejo un extracto de una de sus novelas, donde se aprecia el Minimalismo en uno de sus personajes:

“No era una vivienda demasiado grande, pero sin embargo resultaba amplia en apariencia. Aunque Aomame tenía sus propios utensilios de cocina, sólo disponía de las cosas indispensables. Tenía pocas pertenencias. Le gustaba leer, pero una vez leía un libro, lo vendía a una librería de segunda mano. También le gustaba escuchar música, aunque eso no significaba que coleccionara discos. Le resultaba un incordio ir acumulando delante de sus narices todas sus posesiones. Cada vez que compraba algo en una tienda le remordía la conciencia. Pensaba que, en realidad, no lo necesitaba. Al mirar la ropa y los zapatos impolutos y bien cuidados que tenía en el armario sentía punzadas en el pecho y se sofocaba. Aquella escena de libertad y abundancia, paradójicamente, le recordaba su niñez de pobreza y privaciones, durante la cual jamás le habían regalado nada.
Aomame se preguntaba a menudo qué significaba ser libre. ¿Significaría que, aunque uno escape de una jaula, se encontrará inevitablemente en otra diferente y mayor?”


1Q84, Libro 1, Capítulo 15: Con firmeza, como si echara el ancla a un globo aerostático. Haruki Murakami.

Si no conocíais éste autor, os lo recomiendo. En cualquier caso, os garantizo que no os dejará indiferentes.

2 comentarios:

  1. Vaya, hombre... yo que no me quería proponer nada este año (más que lo de la casa), y vas y me provocas así, ya te vale.

    A mi marido le gusta mucho este autor, tengo varios libros en casa, pero todavía no he encontrado el momento (es que tengo una lista tan larga en espera...), pero me has metido el gusanillo en el cuerpo, jamía!

    Empezaré por 1Q84, creo que es el primero que compré.

    Ese del running que te has leído varias veces, ¿qué tal? ¿me entrarán ganas de ponerme a correr?

    De momento, me han dado ganas de vaciar el estante de los CD de música, ja ja ja.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, qué gracia tienes!! ya sabes, aprovecha el subidón y dale una vuelta a los cd's!!!

      La verdad que me gustó mucho el de correr, creo que más que lo que cuenta es cómo lo cuenta. A ver si te gustan sus libros, ya te digo que indiferente no te va a dejar jejeje.

      Un besote grande!!!

      Eliminar