sábado, 28 de enero de 2017

Minimalizando electrodomésticos.

El día 31 de diciembre de 2016 a medio día, mi lavavajillas decidió no encenderse nunca más. Lo que si lo hizo fue mi cara, dada la fatídica fecha y hora en la que decidió despedirse para siempre de nosotros.....

En cualquier caso muy agradecida con sus servicios puesto que la esperanza de vida de los electrodomésticos es de unos 5 años (o eso he escuchado siempre) y éste, de gama normalita, marca blanca y baratito, aunque muy bien cuidado y mimado eso sí, ha currado todos los días desde entonces durante unos siete años... creo que se puede marchar con honores.

En unos días lo sacaré a grandes enseres para que se lo lleven, lo dejaré unas horas antes porque siempre pasan a recoger chatarra y seguro que les hace papel, y voy a tener un pedazo de espacio en la cocina.... enorme!!!

No tengo pensamiento de renovar electrodoméstico de momento. Hemos sobrevivido muy bien en éstas fechas tan festivas fregando a mano, como toda la vía se ha hecho, y si bien es un avance, de momento no lo veo una necesidad imperiosa, y vamos a intentar vivir sin él... a ver qué pasa.

Poco después de semejante pseudo-catástrofe, que finalmente no ha sido para tanto, y por si acaso se nos ocurría sustituir el antiguo lavavajillas por otro, resulta que en plena ola de frío deciden subir el precio de la luz. Así que finalmente, sopesando y probando, ya casi un mes sin lavavajillas, no es tanto el tiempo que se pierde fregando teniendo en cuenta que todos colaboramos y tenemos todo siempre a mano, llamémoslo consuelo ;-). Finalmente hemos decidido prescindir del lavavajillas y no sustituirlo. Vamos a conquistar un poco de espacio en la cocina y a seguir la vida sin él ^_^

Y por si fuera poco, ésto ya lo hemos decidido sin rotura alguna, vamos a prescindir de un congelador vertical, que si bien lo usábamos, nos hemos dado cuenta que jugando bien al tetris en el congelador del combi, también podemos despedirnos de él. Seguro que a alguna familia de viene de perlas y nosotros ganamos más espacio y ahorramos energía. 


jueves, 5 de enero de 2017

Haruki Murakami

Hace muchísimo tiempo quedé prendada de éste autor y sus novelas. De Murakami dicen, que lo amas o lo odias (como escritor, entiéndase ^^) y en mi caso, me enamoró profundamente hasta el punto de beberme la mayoría de sus novelas.

La más famosa por excelencia es "Tokio Blues" aunque a mi personalmente me fascina "Kafka en la orilla" quedando como una de mis favoritas para siempre :D

Lo primero que leí de él fue su ensayo "De qué hablo cuando hablo de correr", de temática running y que he releído en varias ocasiones, y después, su novela 1Q84 que comencé por error, y quedé prendada desde la primera página. 

Por otro lado, he de reconocer que una de sus novelas se me hizo un poco difícil de leer y la dejé para otro momento, no sé si fue la novela en sí o yo en ese momento. Este nuevo año quiero terminar de leer sus obras, que ya me quedan bien pocas y de ahí que se me ha ocurrido hablar de él en éste post.

Otro de los detalles que me gustan de éste autor y sus escritos es que algunos de sus personajes tienen pinceladas minimalistas, como buen japonés que se precie, cosa que me encanta y me inspira.

Aquí os dejo un extracto de una de sus novelas, donde se aprecia el Minimalismo en uno de sus personajes:

“No era una vivienda demasiado grande, pero sin embargo resultaba amplia en apariencia. Aunque Aomame tenía sus propios utensilios de cocina, sólo disponía de las cosas indispensables. Tenía pocas pertenencias. Le gustaba leer, pero una vez leía un libro, lo vendía a una librería de segunda mano. También le gustaba escuchar música, aunque eso no significaba que coleccionara discos. Le resultaba un incordio ir acumulando delante de sus narices todas sus posesiones. Cada vez que compraba algo en una tienda le remordía la conciencia. Pensaba que, en realidad, no lo necesitaba. Al mirar la ropa y los zapatos impolutos y bien cuidados que tenía en el armario sentía punzadas en el pecho y se sofocaba. Aquella escena de libertad y abundancia, paradójicamente, le recordaba su niñez de pobreza y privaciones, durante la cual jamás le habían regalado nada.
Aomame se preguntaba a menudo qué significaba ser libre. ¿Significaría que, aunque uno escape de una jaula, se encontrará inevitablemente en otra diferente y mayor?”


1Q84, Libro 1, Capítulo 15: Con firmeza, como si echara el ancla a un globo aerostático. Haruki Murakami.

Si no conocíais éste autor, os lo recomiendo. En cualquier caso, os garantizo que no os dejará indiferentes.

domingo, 1 de enero de 2017

Feliz Año Nuevo.

Hola a todo el mundo y Feliz Año Nuevo!!! Deseo de todo corazón que hayas empezado el año con buen pie, que es como debe hacerse a mi humilde entender ^^

Mi bendita gata C. 
Por mi parte y cómo os he comentado muchas veces, me gusta empezar el año haciendo cosas que me gustan.  Y aquí estoy, que tras un rato de achuchar  a mis michis queridos (la foto han sido 5 segundos, lo prometo ;) ), me ha apetecido mucho escribir a pesar de no tener nada en concreto que contar, mientras desayuno un delicioso chocolate caliente con bebida de arroz y churros... (dura es la vida vegana... ains!! jajaja)

Éste año no he hecho valoración general del año, no me ha hecho falta.
Los trastos se van marchando y se va formando la figura de la vida que uno quiere llevar, se vive el día a día con más ilusión y se le sigue dando forma con los proyectos que tenemos.

En mi caso ha quedado patente mi especial predilección por pasar gran parte de mi tiempo con mi familia, con mis gatos, el deporte, cocina-veganismo, la autosuficiencia-zerowaste, y escribir. Poco a poco y a medida que los trastos iban desapareciendo, iba resurgiendo ese perfil que nos define y que muchas veces no nos damos ni cuenta que está ahí esperando a ser redescubierto y disfrutado en nuestro tiempo libre.

Ésta año quiero prestarle especial atención a la salud, cuerpo, alimentación y deporte, un destrasteo corporal en toda regla y una puesta a punto del susodicho. He tenido una lesión que me ha impedido seguir entrenando durante un largo período y ahora que parece que me he recuperado me toca ponerme las pilas con cuidado de no volver a fastidiarla. Toca empezar de cero, pero con mucha ilusión! Así que seguramente el blog vaya éstos días por esos derroteros, por si te apetece acompañarme :)

Y ya, para cerrar el post, me gustaría hacerlo contando lo mejor del año en cuanto a objetivos se refiere, que fue dejar de fumar hace varios meses, así que estoy muy contenta que otro de mis objetivos de la lista se haya cumplido. 

Me despido por hoy. Hasta pronto y a disfrutar de éste nuevo año!