sábado, 20 de agosto de 2016

Objetivo: Septiembre a punto. Destrasteo y organización por zonas. I.

Quedan 11 días para que llegue Septiembre, mes de ajetreo por excelencia y por primera vez tengo ganas que llegue (cómo cambia el cuento, oiga!)

Éstos días tengo pensamiento de invertirlos en un nuevo destrasteo y en la mejor organización posible, para entrar en el nuevo mes con la mayor facilidad y que no sea demasiado duro el golpe.

Madrugo mucho por las mañanas, es un hábito que me encanta porque es gran tiempo que paso conmigo misma y con el silencio. Desayuno, leo, escribo, pienso, planifico, medito.... muchas cosas que una vez comenzada la rutina me cuesta más hacer por algunas obligaciones inevitables.

Esta mañana refrescaba, es lo que me ha recordar lo poco de vacaciones estivales que nos quedan. En breve empieza ese mes que de golpe y porrazo nos devuelve a la rutina y a las obligaciones, y además, tengo ganas de destrastear otra vez la casa, una rutina de mantenimiento que nunca viene mal, y que personalmente disfruto muchísimo.

Pero ésta vez no lo voy a hacer como lo he hecho siempre (ropa, libros, objetos, papeles... etc), pues los destrasteos gordos ya los hice, y lo que pueda quedar (que siempre queda, sino tiempo al tiempo... ;) ) ya no es tan titánico como cuando comencé.

He pensado en vez de comenzar por la ropa directamente (por categorías), podría hacerlo por el lavadero, es decir, por zonas. Me apetecía mucho comenzar por allí, y dejar a punto una zona que me va a facilitar la tarea de organizar los armarios de otoño-invierno hasta límites insospechados.

Dicho y hecho, me he puesto manos a la obra y me ha satisfecho mucho cómo ha quedado todo. He sacado algunos trastos que estaban ahí sin ubicación concreta un tiempo, y no les he dado más tregua, se van, el resto de cosas, reorganizadas y en su sitio, hasta nueva orden.

Me ha fascinado mucho lo simple que se está quedando todo, cuando he puesto los productos de limpieza juntos, me he sentido muy orgullosa de mi misma, qué puedo decir? jeje

En la caja marrón, pastillas de jabón de lavar casero.

En la caja de metal están los trapos de limpieza.

Mi limpiador multiusos casero.

Vinagre blanco.

Bicarbonato sódico.

Y detergente lavadoras casero.


En la balda superior izquierda, botes herméticos con el pienso de los michis, y bolsa de papel que uso para el reciclaje del papel, en la superior derecha, la aspiradora, abajo a la izda. saco de arena para los michis, y cesto reciclado de lavavajillas con sus cepillos. El bote rojo de cartón es para acumular las pilas gastadas y llevarlas a reciclar. Abajo a la derecha, la caja de herramientas.


Ya está, creo que ha quedado muy bien. En otra pared tengo una balda muy alta, que es donde tenía los productos de limpieza tóxicos. Ahora sólo hay un recipiente con los útiles de limpieza de baño, botes de sosa caústica para hacer los jabones, blanqueador de juntas, fertilizante plantas, y poco más.

Colgadas en la pared las fregonas, escobas y plumeros, y una bolsa para echar los trapos sucios. También tengo colgado en otra pared, el barreño. Y en el suelo cubo y recogedores.

Y por supuesto, la lavadora y la secadora ^^


Se ha quedado, a mi parecer, un lavadero muy minimalista y sostenible, perfecto para cuando empecemos a preparar el armario cápsula de otoño-invierno de cada uno, tener todo listo y en su lugar para hacerlo más rápido, sencillo y simple.

2 comentarios:

  1. Qué envidia me das...yo no puedo tener más pereza...que flojera más grande dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Paqui, no creas, que yo también tengo mis días... y a veces semanas... xDD

      Cuando te lo pida el cuerpo, no te preocupes!! ^^

      Un besote grande!!

      Eliminar