lunes, 4 de julio de 2016

Mi casa, mi empresa.

Ver y actuar en mi casa como si de una empresa se tratase, es una buena forma de aplicar los conocimientos que he ido adquiriendo en mi formación. 

No tengo trabajo, y decido aunar y aplicar mi empleo actual (Ama de Casa) y mi profesión (Administración y Finanzas) para lograr mis objetivos.

Puedes pensar que mi empleo no genera ingresos, y en parte tienes razón. Pero pensando a lo grande, me he dado cuenta que aunque no tenga ingresos directos, si los puedo tener indirectos: Minimizando Gastos.

Lo primero que he hecho, ha sido identificar las fuentes de ingresos (activos financieros) y los gastos (pasivos financieros).

A partir de ahí, es  tan sencillo como crear dos columnas, una con tus ingresos y otra con tus gastos. 

Teniéndola visible, soy más consciente de los recursos con los que cuento y con los gastos a los que me debo enfrentar.

Igualmente, esas dos columnas son mis activos (ingresos) y mis pasivos (gastos), y como en toda empresa que se precie, debe haber cierto equilibrio entre ambas, y caso que no lo haya, hacer que la columna de activos sea mayor.

Lógicamente, en mi caso, está de algún modo equilibrado, pues llego a fin de mes sin dificultades pero sin que me suela sobrar nada. Si deseo ahorrar tiendo a sacrificarme fuertemente y si bien, reconforta no endeudarse para una adquisición, por otro lado, si la cantidad es importante, te  plantea hasta qué punto interesa hacerlo pues a largo plazo (más de un año) pueden invadirte pensamientos que hagan que tu idea se vaya al traste.

Por lo tanto, busqué la fórmula para seguir equilibrada y labrar un camino hacia mis metas. La solución a priori ha sido hacerme un Plan Financiero orientado a mis metas a corto plazo (menos de un año), medio plazo (entre 2 y 5 años) y largo plazo (más de un año, a partir de 5 años en adelante), en resumen, hacia mi Libertad Financiera.

A partir de ésta fórmula, lo siguiente que haré será ponerla en  práctica y a ver qué pasa. Si sale bien, seguirá adelante, y si no es lo suficientemente acertada, la reajustaré hasta que finalmente funcione acorde a mis objetivos financieros. Y para que sirva para cualquiera que le pueda interesar, lo hice en términos porcentuales, porque no todo el mundo cuenta con los mismos activos ni pasivos, además, es posible que incluso los ingresos y los gastos no sean los mismos mes a mes. 

También creo que funcionará para los ingresos y gastos inesperados (ingresos y gastos extraordinarios), unos que tiendo a gastar con mucha alegría, y otros que hacen que mi presupuesto se vaya al traste y me haga apretarme el cinturón.

Haciendo el planning y las partidas porcentualmente, es bastante más efectivo en mi caso.

Así que, los primeros pasos que he dado han sido:


- Considerar mi casa como mi empresa y empleo,

- Hacer un plan financiero acorde a mis necesidades.

En esta entrada te animo a que investigues sobre planes financieros para el hogar, puede ser muy interesante y divertido a la par que es una forma muy amena de formarse y aplicar lo aprendido. En breve os cuento cuál he utilizado yo :D


¿Os animáis?

2 comentarios:

  1. Yo no tengo ni idea de lo que es un plan financiero.

    Sé lo que es un plan y sé lo que significa financiero, así que deduzco, pero no estoy muy segura. En mi caso, a corto plazo se me tiran encima un montón de gastos que a medio plazo podré ir recuperando poco a poco y que a largo plazo me darán beneficios.
    Lo jodido es que el corto plazo llega antes, mareta meua!

    Pero bueno, llevo muchos años haciendo malabares con el dinero. Supongo que puedo aguantar un poquito más, je je je.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vas desencaminada, y pronto publicaré una entrada donde pondré un ejemplo del sistema que he adoptado a ver qué te parece :)

      Pero lo más importante es el interés que le pones!!

      Un besote grande!! :*

      Eliminar