domingo, 3 de julio de 2016

Formación.

Habiéndome quedado fuera del mercado laboral éste año, he decidido tomar cartas en el asunto. No voy a quedarme parada, y la solución puede ser ver mi casa como mi empresa y aplicar mis conocimientos para conseguir mis objetivos a corto, medio y largo plazo.

Mis activos más valiosos son el cerebro, el tiempo y el conocimiento, y con ellos voy a empezar a trabajar para lograr mi objetivo.

En primer lugar, dedicar un tiempo a refrescar mis conocimientos sobre finanzas y administración, aprender nuevas fórmulas e intentar conseguir aplicarlas en la medida de lo posible, a mi caso.
Por lo tanto, la primera inversión fueron mis activos (tiempo, mente y conocimientos), y dediqué durante una semana completa, cuatro horas a la búsqueda, lectura y estudio de libros y blogs dedicados al tema que me atañe y es ahora cuando empiezo a aplicarlos.
No significa que haya dejado ya de estudiar, sino que ya he conseguido algunas ideas y herramientas para empezar mi cometido, empezar YA y poder seguir estudiando.

No es necesario que la profesión sea de la rama financiera, aunque ayude un poco a ir más rápido, pero creo firmemente que una pequeña inversión de tiempo en cultura financiera por lo menos en cuanto al hogar se refiere, puede beneficiar a todo el mundo. Empezar poco a poco con definiciones y ejemplos de personas que van aplicándolo puede ser un buen paso. Buscar libros sobre economía doméstica puede ser un paso claro para entender las finanzas desde un prisma familiar como puede ser tu casa.

Todo el mundo tiene claro lo que es un ingreso, un gasto y un ahorro, y esas son las bases y los pilares de toda economía. A partir de ahí, leer, aprender, estudiar y APLICAR es lo que a mi entender, es lo más importante. Lleva su tiempo pero es una inversión a medio plazo de las más interesantes a mi juicio.

2 comentarios:

  1. Hace 22 años me quedé en paro y tuve que hacer cursos de formación. Elegí uno de contabilidad, porque no tenía ni pajolera idea. No me apetecía mucho, pero pensé que podría serme útil en mi vida privada (y además había una bolsa de trabajo y encontré un empleo de eso). Todo lo que aprendí aplicable a informática (incluído el programa) ya ha caducado, pero los conocimientos más básicos los puse en práctica en mi casa. Me costó como diez años hacerlo seguidito, siempre llegaba a agosto y se me descontrolaba todo con las vacaciones. Pero de unos años para acá puedo decir dónde he metido cada céntimo que ha salido de mi monedero o de mi cuenta. No soy más rica (o tal vez sí, a saber), pero sí que llevo una vida más tranquila. Siempre voy de culo, pero en cada momento sé lo que hay, lo que se puede hacer y lo que no.
    Eso simplifica mi vida que no veas... con la de gastos que he tenido pagando carreras a mis hijas, pisos de estudiantes, etc... si no hubiera controlado tanto, no sé si me hubiera llegado para todo.

    Ahora que mis hijas se han independizado, ha llegado mi momento, je je je. Espero poder ir más ligerita y poderme pegar algunos lujitos que siempre he descartado. Lujitos como ir por ahí de restaurante, no te creas que me voy a ir de crucero ni nada...

    Un besote. De verdad que es super interesante todo el tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues qué bien me viene tu ejemplo para plasmar el post. Una vez que haces algún curso, o lees bastante sobre el tema, te formas y te ayuda muchísimo al aplicarlo a tu vida diaria.

      La formación es fundamental, y es lo primero que he hecho para empezar éste viaje para quitarme la hipoteca y no morir en el intento jajaja.

      Besotes y mil gracias!!! :*

      Eliminar