lunes, 25 de abril de 2016

Segunda escapadita de la temporada.


Esta vez ha sido más dilatada, todo un fin de semana en plenísima naturaleza, respirando aire puro, descansando y disfrutando. Ha sido muy divertido, y un poco aventurero, pues era la primera vez que salíamos de acampada en cinco años y además solos. Así que los  nervios de principiante estaban asegurados.

El destino fue Las Nogueras de Nerpio, en Albacete, un camping rural que da mucho juego en todas las estaciones del año. Sobre todo para niños, que tienen distracciones y actividades a todas horas. Nosotros llegamos, nos asignaron la parcela, mi hija se despidió y se fue a jugar con otros críos en las colchonetas. Ella apenas tocó el suelo del camping, literalmente :D . 

Y nosotros montamos tan a gusto, ningún problema, la tienda estaba en perfectas condiciones y la montamos en apenas 15 minutos. Descargamos y ordenamos las cosas que llevábamos y listos para empezar a descansar.

El tiempo no nos terminó de acompañar, estuvo chispeando la mayoría del tiempo, pero era tan suave, que hasta se agradecía, y frío también hizo mucho, por la noche sobre todo era un congelador, a pesar de estar a finales de abril, apuntaré alguna mantita extra para la próxima escapada.

Queda patente el hecho que no se necesitan tantas cosas para vivir, al tener lo justo y necesario para pasar los días, y sin distracciones ajenas, pasamos el tiempo maravillosamente, hablando, paseando, jugando a cartas por las noches mientras llovía, fue todo genial.

Allí en concreto, tienen de todo para que los niños no se aburran, para ellos se puede decir que es turismo de aventura, porque tienen unas actividades de lo más variopintas. Hasta piscina climatizada, donde se puede ver la nieve en invierno mientras ellos se bañan.

Esa cosita rosa que se ve es nuestra pequeñaja que ha salido demasiado valiente, y como se puede apreciar, apenas tocó tierra en todo el fin de semana :D

También conocí a un ser entrañable, había algunos gatos pululando por allí, y uno rojito y blanco se acercó a mi y me conquistó, anda que no saben nada. Lo llamé Bob, en honor al protagonista de un libro que se llama Un gato callejero llamado Bob, éste en cambio, es un gato campista llamado Bob. Pero ambos son rojos J

No se anduvo con rodeos, me estuvo observando hasta que terminé de ordenar las cosas, y cuando me senté, me hizo unas eses en las piernas, y en pocos segundos ya lo tenía subido al regazo. 

En cinco minutos, ya se tomó su confianza y empezó a darme mordisquitos en la mano. Capté la indirecta y le dí algo algo de comer.... y de merendar.... de cenar.... también de desayunar al día siguiente..... y así estuvo con nosotros la mayor parte del tiempo haciéndonos compañía :D

Cuando hacía bueno salíamos y cuando llovía, nos resguardábamos en la tienda. 




En la madrugada del sábado a domingo cayó una buena tormenta y domingo ya no apareció. Salió el sol, lo cual nos vino estupendo para que se secase la tienda, hicimos la última actividad con la niña, y ya recogimos y salimos de vuelta. No me pude despedir de él pero como pensamos volver, seguro que volveremos a pasar otros buenos ratos.

Ha sido un fin de semana de lo más completo, divertido y económico, que sin duda espero podamos repetir. Se nos ha hecho cortísimo pero hemos vuelto con las pilas totalmente recargadas y un poco desorientados por el contraste :D

Totalmente recomendable, sobre todo si vais con niños.


domingo, 17 de abril de 2016

Aplicando conocimientos nuevos.

Éstos días atrás he estado aprendiendo varias recetas nuevas para añadir a mis menús, inspirada en el blog de la Dra. Odile, y estoy muy contenta pues la mayoría de ellas han resultado muy ricas para mi y sanas y se han quedado para siempre. No suele ocurrirme, pues siempre hay algún "pero" y las destierro para siempre, pero éstos días he de reconocer que han sido muy fructíferos en ese sentido y estoy satisfecha con los resultados. Ahora toca perfeccionarlas y aprenderlas bien de memoria para no tardar tanto y estar mirando el recetario. Me gusta cocinarme al día, pero eso lleva bastante tiempo. Un tiempo bien invertido en salud, no obstante me gusta tardar lo justo en la cocina.

También he estado probando el tema de comprar a granel, inspirada en el blog de Bea Johnson, no hay mucho qué elegir por éstos lares, pero algo es algo, y estoy satisfecha con los resultados. Seguiré investigando sitios, pues efectivamente, un dinerillo te ahorras y lo probado hasta ahora me gusta mucho.

Intentar comprar las cosas que necesito envasadas, en cristal a ser posible, como pueden ser las especias, también ha sido un pequeño reto, ya las tengo todas repuestas, y toca intentar consumir las menos cosas plastificadas posibles.

Éstos días también he estado algo cansada, no me he dado esos madrugones que solía darme y me acostaba bastante temprano, y ni con café conseguía ser medio persona, así que cuando se acabó, lo dejé tal cual y sorprendentemente ha ido mucho mejor de lo que esperaba. El café me encanta, y lo consumo desde tiempos inmemoriales, es olerlo y me entra un "nosequé".... qué rico está. Aún así, el propósito no es más que quitarme la adicción y poder tomarme alguno muy de vez en cuando. Estoy segura que lo apreciaré mucho más, y por otro lado me quito de esa adicción tan fuerte a la cafeína. Sospecho que no me está costando tanto porque tomaba casi siempre descafeinado, pero si es verdad que me acuerdo todos los días, y alguna noche he soñado con él. Bueno, lo importante es lo dicho, quitarme de la adicción que tengo con el café y algún día poder darme un capricho, que tomaba demasiado y creo que los excesos no son buenos en ningún sentido. 

En fin, que he estado haciendo lo justo, descansando lo máximo posible, pues así me lo pedía el cuerpo, probando algunas cosas nuevas, y leyendo y releyendo algunos libros. Ya me están volviendo las ganas de volver al destrasteo, que aún tengo algunas cosas por sacar y llevo varios días sin hacer nada en éste sentido. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, disfrutando del camino ^^

domingo, 3 de abril de 2016

Destrasteando la despensa. Mis Recetas Anticáncer.

"He sacado de mi despensa la pasta no integral, el arroz blanco, y la harina no integral".


De nuevo he estado inmersa en la lectura de un libro que me ha parecido interesantísimo sobre nutrición, ya lo he acabado.

Temáticas aparte, leer ahora es otra historia, no me cansaré de repetirlo!! ^^

La nutrición es un tema que me lleva interesando desde tiempos inmemoriales. Todo comenzó hace unos veinte años aproximadamente, que hice un curso intensivo de varios meses, ocho horas diarias sobre Nutrición y Dietética, nunca pensé que lo terminaría, pero sorprendentemente, no sólo lo acabé, sino que todo un mundo se abrió ante mi, y desde entonces, con mayor o menor asiduidad, voy leyendo lo que va cayendo en mis manos sobre la temática en cuestión, y de hace unos tres años, sobre temática vegetariana, vegana y crudivegana (raw vegan).

Yo practico el veganismo y crudi desde hace tres años aproximadamente, transición incluida lógicamente. Mi motivo es puramente ético, y nada me va a hacer cambiar de opinión a ese respecto.

Independientemente de mis motivos para llevar éste estilo de vida, mi principal fin en ella es la salud, la mía y la de los míos. Y he de reconocer que al principio, cuando empecé a estudiar profundamente la actual alimentación y productos procesados, me asusté terriblemente como pocas veces en mi vida lo he hecho. Fue un cúmulo de sentimientos, pero básicamente me sentí entre escandalizada y aterrada, no sabría decir qué sobresalía más.

Y fui pesada...pesadísima!!! quién me sufrió lo sabe, familia y amigos, ya ponían los ojos en blanco cada vez que sacaba el tema. Pido perdón por ello, pues no es hasta que pasa un tiempo, una no comprende que cada cual tiene su momento para cada cosa, y todo tiene que fluir a su ritmo. Quién sabe si éstas palabras siembran una semillita dentro de alguien y germina.... quién sabe cuándo? :D

En fin, a lo que voy. Durante estos años he ido veganizando mis recetas y experimentando otras nuevas. Mi cambio fue radical, pues no sólo la alimentación cambió en mi sino que me destrasteé por dentro también, eliminé de mi vida lo que no me hacía bien y poco a poco llegué a ésta nueva faceta que es el minimalismo.

Como leo muchos articulos y libros sobre ésta temática pues al final te quedan dando vuelta ideas y "moscas" detrás de la oreja. Incluso vosotr@s habreis leido en algún lugar sobre los refinados, verdad?:

"Los refinados no son buenos para la salud, punto. Ah! y que puede producir enfermedades como la diabetes, hipertensión, cáncer..... ahora si, punto".

Al ir más allá, ha caído en mis manos un libro maravilloso y fantástico, y otra vez por error, pensando que era un libro de recetas, me he encontrado un manual excepcional de primera mano de una doctora española (médico de familia), que sufrió su cáncer con varias metástasis y todo, y finalmente lo superó. En éste libro cuenta su historia, que ya la conocía pues he visto muchos vídeos de ponencias suyas por internet, y pensando que era un libro de recetas, pues me lo agencié para el kindle y ahora pienso adquirirlo en papel, porque ese libro tiene que fomar parte de mi mini-biblioteca.

Es ese libro habla de su historia, y de la alimentación, de los procesos químicos que se producen en nuestro cuerpo cuando ingerimos alimentos y productos procesados, y encima, es de las "mías": ni soja, ni seitán, ni ocho cuartos. Productos locales y de temporada, que con un humilde presupuesto se puede vivir perfectamente dentro de éste estilo de vida. También habla de otros factores, pero no voy a destriparos el libro, por si os apetece echarle un vistazo. Se llama, Mis Recetas Anticáncer, de la Dra. Odile Fernández. Tiene su blog con recetas e información: Mis Recetas Anticáncer.

En fin, cómo me he extendido para deciros que he sacado los macarrones, la harina y el arroz blanco de mi despensa. Creo que lo voy a poner al principio también, por si alguien no termina de leer, que se quede con la esencia jejeje. Todo lo demás, afortunadamente está muy bien, todo lo estudiado éstos años, según sus creencias y las mías, concuerda absolutamente. Por eso lo recomiendo, porque está en perfecta sintonía con lo que pienso sobre la "alimentación" actual.

Y vaya por delante que no pretendo veganizar a nadie, ni convencerlo de nada. Ni siquiera discuto sobre el tema desde hace mucho tiempo, cada cual es responsable de su cuerpo y de su vida, pero considero que la información nunca está de más, o eso creo :D

Si os animáis, que lo disfrutéis ;)