lunes, 21 de marzo de 2016

Sin cambios de ropa de temporada.

Estamos en las vacaciones de Semana Santa, y siempre aprovecho éstas para hacer el cambio de ropa de temporada. Solía ser un caos, máxime cuando caen en marzo, que siempre queda un poco más de frío por delante que cuando caen en abril y tienen que coincidir más prendas juntas.

Cuando tenía todo lo que tenía, era un mareo constante de prendas, sorpresas de muchos tipos, prendas que no recordaba, que no me venían, que estaban rotas... etc. y un montón de trabajo para lavarlas, plancharlas y colocarlas en algún lugar medio visible.

Ahora no tengo que hacer eso. Después de destrastear todas las prendas de vestir del armario, la verdad es que se quedó peladísimo, porque entre que no soy muy de modas, aquí no hace un frío como para tener prendas muy grandes, y el armario tiene buenas dimensiones, el espacio era más que amplio para ese fin.

No se me entienda mal, me gusta ir arreglada y verme muy bien, pero no necesito muchas prendas para ello, me apaño de sobra con los básicos, los combino, y voy muy cómoda con ellos, por lo tanto no necesito más.

En su libro, Marie propone la idea de poder tenerlo todo junto, todas las temporadas listas y preparadas para ser utilizadas en cualquier momento.

La verdad es que en la primera lectura que hice, pasé un poco por alto ésta parte, pero como una no puede parar de cribar, finalmente al quedar más espacio, si que lo vi bastante factible, lo intenté y lo conseguí. Por lo tanto, estas vacaciones no tengo esa (antes tediosa) tarea.

Así que por lo que a mi respecta, recomiendo siempre que sea posible, ésta actividad. Y supongo que me dedicaré en su lugar, a la sagrada limpieza profunda de primavera (que éste año no tiemblo de pensarlo), a cocinar y a disfrutarlas en buena compañía.

¡Felices Vacaciones!

4 comentarios:

  1. Felices Vacaciones! Me ha pasado lo mismo con la ropa. Tanto he sacado que ahora todo está a la vista y detecto más rápidamente lo que necesito reponer. Menos es más, menos ropa, más tiempo libre. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas felicidades Paula!!!! Ahora a disfrutar del despeje y del tiempo libre!!! Gracias por compartirlo, me ha encantado!!!

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo me limité a sacar las prendas que no me entraban.
    Y despejé de lo lindo...
    :-(


    No compro ropa nueva porque "me espero a perder peso", así que no acumulo. Y la ropa que no me va bien, como está nueva y tengo dos hijas, está en el armario del dormitorio de una de ellas, que estaba vacío. Es un tipo de "porsiacaso" que acaba siendo rentable (en mi caso). Ojalá pudiera decir (rectifico). Pronto diré que ya me entra la ropa y volverá a su lugar de origen. Y la de ahora saldrá por la puerta para no volver... je je je.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, así será!!

      Yo no sé si aguantaré tenerlo todo junto, queda divino tenerlo todo a mano, y en invierno no me importa ver las cosas de verano, pero en verano... no sé si me dará gusto ver ropa de invierno, con el calor que hace.... no sé, no sé jejeje. Todo será probar a ver!! de momento todo estupendo, ya veremos las sensaciones más adelante.

      Besotes!!

      Eliminar