domingo, 6 de marzo de 2016

Destino final de los "por si acaso"

Tras una intensa semana de decisiones finales sobre las cosas que guardé "por si acaso" en el desván, y que me ha llevado una semana entera cribar y reubicar (donar, regalar, tirar...) puedo concluir que aproximadamente un 90% de esas cosas han salido (o están pendientes de ello, bien por tamaño o por otras razones).

Es curioso coger esos objetos, que hace unos meses hubiera apostado por que se quedaban, y dejarlos marchar sin un ápice de pena, y cómo otros han adquirido más valor que antes, y han pasado de estar relegados a una caja en el fondo de cualquier sitio, a disfrutar de un lugar a la vista para el disfrute general.

El trabajo ha sido titánico, y hubo momentos que me planteaba dejarlo y seguir dentro de un tiempo, pero finalmente decidí acabarlo. Además, el mismo cansancio (tanto físico, como psicológico) me ayudó mucho a no dudar tanto. Cuando estás cansado, sólo ves lo que realmente quieres, y las pocas fuerzas que te quedan las dedicas focalizar lo que verdaderamente te aporta valor.

Y es que ya no es sólo elegir. Eliges, decides, reubicas, y sacas de tu casa. Cuando son cosas pequeñas es más sencillo, pero cuando hay esfuerzo físico por medio... ya la cosa cambia, pero también es cierto que la liberación y el espacio que reconquistas es directamente proporcional al tamaño y al trabajo que te daba el trasto en cuestión.

Estoy muy satisfecha con el resultado y por haberme quitado ya esa "espinita". Ahora toca seguir sacando cosas de aquí y que esos objetos vuelvan a cobrar vida en otros lugares.





2 comentarios:

  1. Me da envidia la decisión que has tenido para tirar las cosas. Seguro que aunque te has cansado ahora te sientes con mucha más energía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Ahora sólo falta que se me quiten las agujetas (que el desván está arriba) y los dolores de las muñecas del peso, y a seguir rodando jejeje. Un abrazo grande!!!

      Eliminar