lunes, 7 de marzo de 2016

Apuntes y libros de texto.

Aproximadamente la mitad de lo que había en el desván eran nuestros apuntes de todos nuestros estudios, que no han sido pocos, con el agravante que en nuestros tiempos, internet y la tecnología  no eran lo que son ahora, ni mucho menos. No había nada en cd's, ni en pendrives, ni discos externos.... nada.

Además, hay que añadirle la "pasión" por guardar todos aquellos apuntes que tanto me costó coger, pasar a limpio, estudiar, archivar.... Cualquiera tiraba tanto trabajo, verdad?

Pues así es como se fueron llenando cajas y cajas gigantes de cartón. De apuntes y libros que abarcaban desde el colegio hasta nuestros días de universidad, pasando por bachilleres, FP's y Universidades, y multiplicado por dos adultos que somos y con la guinda de las cosas de la niña que tenía hasta sus apuntes de la escuela infantil hasta su curso actual. A ésto hay que añadirle los libros de texto, más los millones de cursillos que hemos hecho.....

Así que cuando terminé de reciclarlo todo y vi que había llenado medio contenedor de papel y cartón no me extrañó la de agujetas que me han salido de tanto peso y traslado, y el dolor de muñecas de manejar tantas cajas y peso.

Una vez visto todo apilado, no sé cómo siquiera llegamos a pensar que algún día volveríamos a consultar alguno de esos apuntes o libros, porque tan sólo para buscarlos, habría que haberle echado valor y tiempo.....

Pero nos hemos quedado en la bendita gloria, y con la conciencia muy tranquila por haber reciclado absolutamente todo.

Y cuánto me alegro que ahora todo vaya digitalizado, porque ese ritmo de papel, así visto tan de golpe, me parece terrible. La cantidad de libros de texto, apuntes, cuadernos... etc que podemos llegar a acumular es alarmante. 

De todas las pilas de apuntes y demás, tan sólo he digitalizado un par de cositas de la niña que quería conservar. Lo demás, absolutamente nada nos aportaba valor. 

Si que es cierto, que cuando empecé a conservarlos, no conocía internet ni nada parecido, por lo tanto, había que tirar de apuntes y de biblioteca si querías consultar algo, pero qué sentido tiene ahora tenerlo todo? Era por costumbre quizás?

Algún libro de consulta interesante si que me he quedado, pero ya sé muy dentro de mi, que mucho no van a durar en casa. Iré buscando receptores adecuados en breve por si acaso tienen que salir tras hojearlos y ojearlos convenientemente.

Otra cosa menos, qué gusto!

6 comentarios:

  1. Bravo! Eres una valiente. Hemos estudiado sin Internet y nos cuesta horrores desacernos de nuestros queridos apuntes. Felicidades! Me has recordado que me quedan unas cajitas a las que tengo que hecharles un vistazo, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paula!! vaya palizón.... madre mía!! benditas tecnologías!! Ya me contarás qué tal tu aventura con esas "cajitas" jejeje, espero que no sea demasiado!! Un abrazo!

      Eliminar
  2. Yo tengo también las cositas de la escuela infantil de cuatro o cinco años... de mis hijas ¡y las mías también!!!

    Reconozco que hice una criba hace años y solamente conservé (de todas nosotras) dibujos y redacciones tipo "qué has hecho este fin de semana". Al final son un par de álbumes de unas cincuenta hojas, que no ocupan tanto espacio y que tienen su lugar junto a los álbumes de fotos (sí, me gustan en papel, je je je).

    Cada vez que leo una entrada tuya al blog, me quedo admirada y alucinada de la capacidad de destrasteo que tienes.

    Una héroa (lo de heroína ya he contado varias veces que no me gusta, ja ja ja).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy bueno, ya hiciste criba previa y dejaste álbumes con las cositas que te gustan!! y yo estoy haciendo lo mismo, porque hay ciertas cosas que si que me gusta tocar y leer en físico, y las cartas de mi niña, aparte de digitalizarlas, también se quedan en mi álbum particular de cosas que me hacen feliz <3

      La capacidad de destrasteo, está viniendo sola, enserio te lo digo. Ayer me acordaba de ti, mientras salía de casa un escritorio y dos estanterías más..."si me viera Amelia..." jajaja, y es que parece que acabo y siguen saliendo hasta muebles. Pero pienso quedarme justo con lo que me hace falta y con lo que me hace feliz, lo tengo más claro que el agua de arroyo ^^

      Un besote!!

      Eliminar
  3. Hola Esther! he descubierto a través de una amiga"homo minimus" y allí a ti y a tu blog.
    Te diré que mientras te leía no salía de mi asombro, lo que tu llamas detrasteo lo vengo haciendo en casa hace años. En serio, años. Mi casa se fue llenado de trastos, muebles, libros, revistas, periódicos, carpetas de apuntes, trabajos universitarios, una biblioteca personal grande, etc... en fin imposible de describir. LLevo tanto tiempo limpiando que hace apenas unos seis meses me siento en paz, sí en paz. Ni tengo ni siento aquella desazón que tenía en mi interior y que era permanente,porque tenía la sensación de que nunca acababa.


    Así que con tus post me dejas sorprendida, a nadie había encontrado que hablara de este tema hasta ahora y que definiera tan bien la sensación de liberarse de cosas que ocupan espacios y llevan guardadas años. Del trabajo que conlleva, del esfuerzo físico y psicológico de la sensación interminable de nunca acabar y la confirmación que cambiamos los trastos de un lugar a otro y perdemos media vida y parte de nuestro tiempo reordenándolos. Esto me causaba bastante angustia pensar que lo que hacía era colocar y recolocar al milímetro trasos y mas trasos. Y asi infinitamente. Pero fui aprendiendo quizás porque era una necesidad interna acuciante. Así que hace alrededor de unos seis meses ando ya mas tranquila casi no pienso en ordenar ni tirar nada lo que dice mucho de como esta la casa. Por fin la maravillosa sensación recuperar el espacio de paredes, pasillos, esquinas etc...

    todavia tengo cosas que hacer, pero el hecho de desapegarme de tantas cosas ha sido un largo camino y una gran liberación mental. Te seguiré de ahora en adelante y te deseo mucha suerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Faiki por tu comentario, que me cuentes estas cosas hace que me anime a seguir contando éstas experiencias, saber que a más gente le ocurre y que le ha puesto remedio, me reconforta y me anima a continuar. Ya queda menos, el camino es largo pero hay que disfrutarlo.

      Un abrazo!!

      Eliminar