domingo, 3 de enero de 2016

Vuelta al destrasteo.

Pues en ello me encuentro otra vez. No sé si es por terapia, o es que los trastos tienen vida propia y se van colando en casa sin darse una cuenta, hasta que ya son varios y hacen "ruido".

Además, algunos objetos han dejado de ser "útiles" y están ahí un tiempo esperando su oportunidad, una oportunidad que no llega.

Otros han perdido ese supuesto valor que les permitió quedarse en casa, quizás el vivir con lo que realmente me gusta, hace que poco a poco me vaya molestando ir relegando otras cosas que antes me gustaban y ahora están ahí injustamente "inutilizadas".

Luego están las que han quedado inservibles dado que su ciclo de vida ha concluido, o se han roto, o muy deterioradas y no hay posibilidad de arreglo.

En fin, que ayer sin proponermelo, me puse manos a la obra y estuve sacando trastos de casa y reorganizando habitaciones, cambiando algún mobiliario que otro para hacer más funcional alguna habitación, o liberar de espacio otra. 

Sin duda, es un ejercicio muy liberador, lo pensé en su día y sigo opinando lo mismo. De momento llevo 2 bolsas de tamaño comunidad listas para salir, y en breve me pongo a revisar más cosas a ver qué puede abandonar ésta casa. Porque al final es mi mismo cuerpo el que pide ésto tras probar las mieles del destrasteo.

Por otro lado, a más vacía se va quedando la casa, más evidente se van haciendo las "mejoras" que  necesita, y es que todo hogar precisa de un mantenimiento para vivir en condiciones, y las casas antiguas mucho más, así que no os extrañe que en breve me ponga "paleta" en mano a sanear paredes, y forrando de madera algunas habitaciones para darle un aire más acogedor y disfrutar de mi hogar al 100%.

De momento mis prioridades son esas, aprovechar el impulso de hacer las cosas que apetecen para seguir disfrutando del camino hasta llegar al fin propuesto.

Hasta pronto!



2 comentarios:

  1. Como te entiendo Esther. Desde que empecé con esto hace meses no paro de desastrear, aún sigo en ello!! Opino igual que tu es muy liberador y se aprende mucho en este camino. Besos.

    ResponderEliminar