sábado, 23 de enero de 2016

Minimalismo: Por dónde continuar.

Siempre que hago ronda de destrasteo, empiezo por el armario. Actualmente está casi vacío, por lo menos si lo comparamos como estaba hace unos meses. Sinceramente, me siento como si estuviese de vacaciones en mi propia casa. Tener la sensación de que si mañana tomase un vuelo a un destino totalmente distinto sería totalmente factible, es muy satisfactorio. Únicamente tendría que abrir una maleta y meterlo todo dentro. Y me sobraría espacio. Eso me hace sentir estupendamente.

Lo siguiente que recomendaría cribar, si me preguntasen, serían los objetos, tanto personales como cotidianos. Ser sincera conmigo misma y practicar el desapego ha sido muy importante para que fluyese la actividad y poco a poco fuesen saliendo de casa objetos que aquí no hacían nada, y que fuera de aquí han vuelto a tener vida.

Realmente, la solución que propone Marie Kondo de tomar en tus manos objeto por objeto y quedarte con lo que realmente se hace feliz me parece de lo más acertada, porque ahora, cuando ando por casa, mire donde mire, sólo veo cosas que me gustan, que me sirven y que me hacen feliz. Por desgracia, y es sólo un ejemplo, tengo que quedarme objetos que no me hacen especialmente feliz ni realizada, como puede ser una sartén o una plancha, ya me entenderéis por dónde van los tiros, pero en resumen creo que puede quedar bien plasmada la idea de ésta chica sumado a la necesidad del día a día personal.

Poco a poco se va ganando espacio, claridad, luz, tiempo y dinero. Tanto físico en el hogar como mental. La verdad es que cuando se siente la necesidad de vaciar tu espacio físico como mental es un buen ejercicio que sigo practicando.




2 comentarios:

  1. "La verdad es que cuando se siente la necesidad de vaciar tu espacio físico como mental es un buen ejercicio que sigo practicando".

    Sí, sí, estoy de acuerdo (aunque luego me cueste cumplir). A esto añadiría "el espacio social", tanto real como virtual. Mi tiempo es muy importante para mí y me gusta emplearlo con las personas que me apetece. Eso me da mucha paz personal también.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es una maravilla en todos los sentidos. Y quizás el fin último de todo éste "viaje". Tener tiempo de calidad para los seres queridos. Ahí seguiremos para conseguirlo!!

      Besicos!!

      Eliminar