lunes, 25 de enero de 2016

Minimalismo: Por dónde acabar.

Sin duda alguna, por los objetos más personales. Por lo menos yo lo hice así.

Quizás sea porque es lo que más nos cuesta, a lo que más apego tenemos, o porque ya vamos un poco entrenados con los objetos cribados previamente, quién sabe. En cualquier caso, es la parte más costosa y la que más remueve el interior, la que nos hace sincerarnos con nosotros mismos.

Libros, discos, colecciones, fotos, cartas.....tantas cosas que nos han acompañado y han significado tanto en nuestra vida, y que ahora se amontonan en cajas, cogiendo polvo.... es hora de tomar una determinación y decidir qué hacer con ellas.

Ésto es lo más personal y cada persona sabrá qué hacer con cada objeto. En mi caso tiré mucho de fotografías para inmortalizar cosas que a simple vista me hacían sentir lo mismo que tocándolas, viéndolas, o leyéndolas.

No obstante, una vez acabado todo, siempre nos quedará el volver a empezar. Ya llevo tres rondas desde abril de 2015 que es cuando empecé ésta aventura, y ya sea por terapia, o porque con el tiempo y la práctica, se va afinando el don de la criba (por llamarlo de alguna forma) y que cada vez cuesta mucho menos, y se disfruta mucho más.

Controlar todo lo que entra, seguir ciertas reglas "sustitutorias" (entra uno, sale uno (o dos) ), o darte cuenta que algo que creías que servía ahora no lo hace, son cosas que irán sucediendo, o por lo menos a mi me ocurrió y me ocurre.

No dejas de consumir, sino que lo haces en muchísima menor medida, y con mucha más calidad, cuidas más las cosas, y las aprecias y disfrutas como si fuera la última vez. Y por tanto ahorras y disfrutas a la vez que se es más respetuoso con el mundo.

Luego queda tu interior, porque una vez empezado éste tema, no te quedas igual ni mucho menos. Cuanto menos, se te remueven muchas cosas en tu interior, y reflexionas mucho, evocas recuerdos .... un sinfin de sensaciones y sentimientos afloran, buenos y malos... A la vez que destrasteas tu casa, también lo haces con tu vida,  y con tu interior. Una limpieza a fondo con todas sus consecuencias. 

Es como quedarse vacío, y a partir de ahí sólo querer llenarse con cosas gratificantes y agradables y trabajar para conseguirlo.

Bien, pues así más o menos lo hice yo, y si me preguntaran, así lo expresaría, ni más ni menos. Y a pesar de repetirme, si a alguien le puede servir, más que satisfecha me quedo :D

Hasta pronto!

2 comentarios:

  1. El "don de la criba", que bueno!!! :D Es verdad que cada vez cuesta menos, yo creo que precisamente por ese "movimiento interior" que es absolutamente liberador... Mil gracias Esther

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Minimamnt!!!

      Besotes!!

      Eliminar