sábado, 23 de enero de 2016

El sentido de mi vida.

Probablemente, creo yo, que es a lo que más tiempo dedicamos en nuestra vida cuando reflexionamos sobre ello. Qué sentido tiene la vida para nosotros, para qué estamos aquí, en qué se está yendo nuestro tiempo y por qué no encontramos aquello que buscamos.

Llevo mucho tiempo reflexionando sobre el sentido de mi vida, muchísimo, y por supuesto, creía que moriría sin saberlo, o peor aún, encontrarlo cuando apenas quedase tiempo para disfrutarlo.

Hace unos días, como si de una revelación se tratase, lo encontré. Tan preciado tesoro, delante de mis narices. Tan fácil como haberlo tenido delante de mi toda mi vida, y no darme cuenta.

La sensación es indescriptible. No puedo decir que fuese algo mágico, ni que saliesen fuegos artificiales a mi alrededor mientras la revelación se mostró ante mi. Más bien diría que fue como un  gran bloque pesado que cayó ante mis pies, un golpe fuerte y seco, lo miras, abres la boca perpleja y te sientes un poco tonta al no haberlo visto antes. Así es como me sentí. Pensar como lo tienes delante y no lo ves, e incluso lo apartas para buscar más allá y ahí lo tienes siempre, afortunadamente no desaparece.

Y desde entonces sigo reflexionando sobre ello, sintiéndome afortunada de haber encontrado el sentido de mi vida, como se diría vulgarmente, de golpe y sin anestesia.

Al instante, me vinieron a la mente los antiguos seguidores de Buda que buscaban tras su sabiduría La Iluminación, no obstante lo mío ni ha sido tan místico, ni mágico ni nada parecido, aunque sí revelador y la perplejidad me abrumó.

A raíz de aquello mi vida toma un cariz distinto. Es como que llevas la vida ensamblando unas piezas de puzzle para formar un cuadrado y cuando estás a punto de acabarlo, te das cuenta que hay infinitas formas para hacer con las mismas piezas y por lo tanto, decides probar hacerlas todas, se abren las miras y te sientes capaz.

Aquí, ahora, siempre, yo.

3 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas logrado algo así.
    Todas las personas que conozco que tienen claro el sentido de sus vidas lo han encontrado de sopetón, después de meditar mucho sobre ello, o simplemente yendo a por el pan. Una imagen por la calle, un pensamiento o un recuerdo que te viene a la mente y te hace recordar otra cosa, y de pronto sientes una luz en el pecho, como un resplandor, como una comprensión clarísima que hasta hace un minuto era un misterio... lo que tú has dicho: una revelación.

    Entonces, los demás aspectos de la vida parecen un poquito difuminados. Es alucinante, la vida, ¿verdad?

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Es maravillosa cuando suceden cosas así :D

      Eliminar
    2. Así es. Es maravillosa cuando suceden cosas así :D

      Eliminar