viernes, 11 de diciembre de 2015

Navidades a la vuelta de la esquina.

Aquí estoy muy ilusionada, como hacía tiempo que no me encontraba, con las fiestas navideñas y en general por todo lo que conlleva y rodea.

Éste año serán mis primeras Navidades Minimalistas y desde ya se empiezan a notar sus efectos.

Gracias al megadestrasteo monumental que efectué hace unos meses, la casa es otra, y se respira otro aire.

La limpieza de navidad ha sido pan comido, apenas me ha llevado un poco de tiempo más que una limpieza normal, y eso es de agradecer. Todavía tengo grabadas a fuego las tremendas palizas que me daba para luego no parecer que ahí se había limpiado y ordenado. Antes limpiaba y movía trastos, muchos, demasiados, y me llevaba muchos días intentando adecentar lo imposible.

Ahora todo es más sencillo, es diferente, y con unos pequeños gestos diarios, esas palizas han desaparecido y se respira mucha paz y armonía.

Creo que es la primera vez en mi vida que a principios de Diciembre tengo los adornos y la decoración de Navidad puestos, ha quedado todo muy bonito y armonioso, todo lo encontré a la primera y nada ha quedado escondido sin acordarme de qué era y dónde estaba. Y sobre todo pasamos una mañana muy entrañable decorando con la ayuda y supervisión de la pequeña de la casa. Y es que la Navidad con peques es otra historia.

Hablé con Papá Noel y le conté lo que la niña quería, ya me ha dicho que lo tiene todo guardado para ella, y que está muy contento de que no sea una niña trastera y le gusten tanto las experiencias. Nosotros también estamos muy contentos por ello :D

Pronto empezarán a venir familiares que viven fuera y que me encanta volver a ver, recordando anécdotas y experiencias que a pesar de los años, siguen tan vivas como siempre.

Y muy agradecida de tener a la familia cerca y con buena salud, no me canso de agradecer diariamente éste hecho y me siento muy afortunada de tenerlos a todos tan cerca y tan bien. Sigo agradeciendo y no me canso de ello.

Las valoraciones del año también han sido muy importantes, poder evaluar el año e intentar planificar el venidero, y sobre todo reflexionar sobre tu vida a largo plazo ha sido muy satisfactorio. Respecto a ésto último fue una experiencia preciosa. Rescaté de algunos blogs varias preguntas sobre el futuro a largo plazo y me tomé un par de horas con un café reflexionando sobre ellas y plasmándolas en un papel. Os recomiendo la experiencia porque la sonrisa que se os va a quedar no se borrará fácilmente. No sé si se cumplirá o no, pero soñar es algo precioso, maravilloso, que no cuesta dinero ni apenas tiempo, tan sólo el que preciséis para pensarlo y plasmarlo en un papel. Luego ya queda en nuestras manos intentar redirigir nuestra vida y hábitos hacia la consecución de nuestros sueños y sobre todo nunca rendirse.

También es tiempo, aunque menos agradable, de recordar las pérdidas y malas experiencias. He perdido a dos seres extremadamente queridos éste año, y han sido golpes fortísimos, como os podéis imaginar. A pesar del dolor y la gran falta, es de obligado cumplimiento tener en cuenta que nada es eterno, ni lo bueno, ni lo malo. Tener presente que la vida es muy delicada y valiosa, y demostrar siempre el cariño y el afecto a nuestros seres queridos es la lección más valiosa que se puede aprender en éstos terribles casos.

Los "palos" de la vida siempre van a estar presentes, al igual que las alegrías, además cuando menos lo esperamos. No obstante es nuestra obligación asumir y actuar en consecuencia y hacernos fuertes como personas. Por nosotros y por quienes nos rodean, siempre.

Y para terminar, quiero aprovechar la entrada (aunque sea muy anticipadamente) para desearos unas Felices Fiestas, y sobre todo Minimalistas. Que viváis experiencias a tope, que os cuidéis mucho y sobre todo, que disfrutéis de la mejor compañía del mundo, vosotros mismos y quienes os rodean.

Sed felices.

Hasta pronto!!

2 comentarios:

  1. Muchas felicidades a ti también, amiga minimalista (que no mínima, aunque sí un poco minina).
    Si lo llego a decir en voz alta seguro que me hago un lío en la lengua, ja ja ja.


    Un año tuve esa experiencia: la de tener unas Navidades super-organizadas, con todo preparado y comprado antes del 1 de diciembre (regalitos y comida incluídos).

    Fueron unas fiestas tan memorables que hice un álbum de recuerdos, en el que puse desde fotos hasta postales que recibí, el número de lotería que no tocó (ains), un posavasos bonito, un trozo de papel de regalo que me gustó...

    Este año no me he preparado tan bien, pero igualmente sé dónde tengo los adornos, sé los menús y tengo la mitad de los regalitos listos.
    Ni siquiera he tenido que pensar media hora en ello.

    Eso me gusta... ja ja ja.


    Besotes, guapísima.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues mira tú por dónde me ha dado una buena idea!! lo mismo hago un álbum conmemorativo yo también, nunca se sabe si se volverá a repetir!! jejeje.

      Un besote inmenso!!! muackssss!!!

      Eliminar