jueves, 31 de diciembre de 2015

Empezar el año haciendo algo que me gusta.

Anoche recordaba con mucha ilusión cómo empecé el año pasado. No fue nostalgia ni nada que se le parezca, lo recordaba y lo narraba como si de ayer se tratase, algo muy nítido y alegre en mi memoria.

No recuerdo muy bien como empecé los anteriores, pero el recuerdo del año nuevo 2015 parecía tocarlo con los dedos de mi recuerdo.

Y es porque lo empecé haciendo una de las cosas que más me apasionan, corriendo.

Ésta mañana no podía ser menos, pero no tengo el cuerpo para correr y me apetece empezarlo haciendo algo que me enriquezca, así que otra de las cosas que más me gustan es escribir.

No tengo nada en mente ahora mismo, es más me duele la cabeza y estoy embotada. No bebí ni nada que se le parezca, lo único que al llegar a tomar las uvas (gran excepción en mi vida, porque no paso de las 22 h sin dormirme donde pille) puede decirse al trasnochar  mi cuerpo lo ha notado. Además, al estar habituada a los grandes madrugones, el cuerpo no me ha dado tregua y me ha hecho saltar de la cama con ganas de hacer algo y no saber qué.

Así que creo que así lo dejo. Empiezo el año escribiendo, a pesar del sueño y del dolor de cabeza. También lo empiezo sin guión. No sé qué voy a hacer hoy durante el día, sólo lo que haré en breves instantes.... publicar y tomarme otro café. Y leer.... creo que también voy a leer hasta volver a ser persona. Y por supuesto, agradeciendo. Gracias por estar ahí, de corazón.

¡¡Feliz Año!!

2 comentarios:

  1. Gracias a ti, de corazón (y tarde de flipar, ja ja ja).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, y qué mal me sienta acostarme "más p'allá" de las 22h. xDD

      Eliminar