miércoles, 9 de diciembre de 2015

Análisis y reflexión del año 2015. III. Hábitos, habilidades y otros.

Creo firmemente que esta es la parte más relevante de este año desde que comencé con mi Viaje al Minimalismo.

El destrasteo de mi casa fue el detonante de todo. Fueron muchos meses de trabajo titánico, muchas bolsas, cajas, sacos y viajes vaciando mi casa, donando, regalando, vendiendo, reciclando y tirando. Tanto trabajo que no podía menos que plasmarlo en un blog para no olvidar lo que salió de aquí. Y así es como nació, como recordatorio y a la par, si podía servir a alguien para motivar o inspirar, ya me sentiría más que satisfecha.

Fue una gran experiencia tanto psicológica como física, y agotadora, pues tanto trasto acumulado durante décadas, examinarlo uno a uno, decidir su futuro y sacarlo de aquí no es tan sencillo como puede parecer en un principio. También fue muy terapéutico, y creo que es de las pocas cosas que recomendaría si me preguntaran.

A raíz de aquello todo cambió. Fue como si un duendecillo mágico me hubiese cambiado todo lo físico por mucho tiempo y espacio libre. También dejé de gastar de más, algo inherente al Minimalismo, puesto que controlando todo lo que posees no compras de más por no saber lo que realmente tienes o por no saber lo que ciertamente te hace falta. Pero en lo que realmente lo noté fue en el tiempo libre, vino a raudales y por eso creo que en éste campo es donde más cosas he conseguido hacer.

Al principio iba muy perdida, pero poco a poco fui encontrando las formas de invertir todo ese tiempo libre. Empecé dándole un lavado de cara a mi casa, arreglando cositas, pintando paredes, eliminando algunos muebles y reubicando otros.

También me di a la lectura, me encanta leer y aprovechando la criba de libros, releí algunos que ya tenía. Sobre el tema Minimalista, también leí todo lo que cayó en mis manos, sobre todo de Leo Babauta, pero también todos los de los autores de Minimalismo españoles que conozco hasta el momento. Libros sobre Meditación, sobre Running, y sobre Orden en Casa han ido saciando mi ávida sed de lectura, a la par que motivando, inspirando y enriqueciéndome sobre los temas que más me apasionan y de momento practico.

Sobre los idiomas, vino un poco por fuerza mayor, pero ha sido de lo más gratificante. El trabajo me obligó a hablar en inglés, y fue un revulsivo para que volviese a nacer en mi esa pasión oculta por los idiomas. Perdí el miedo a hablar, y ese fue el detonante hacia una mejora inconmensurable en el inglés. Todavía a día de hoy, mientras hablo con alguna persona extranjera en inglés, no termino de creerme que nos estamos comunicando y entendiendo a la perfección.

Ésto hizo que rescatara mis apuntes de francés, y repasara lo básico, hacer una buena base para, en un futuro próximo,  ponerme a él más seriamente. 

Y hace unos días terminé un curso de italiano básico. Ha sido precioso, me lo he pasado muy bien, e igualmente ha sentado unas bases para poder continuar con éste idioma.

¿Quién me iba a decir a mi que estudiar idiomas no puede ser un hobby de lo más gratificante? :D Ciertamente, también me motiva el hecho de que algún día, por lejano que parezca, pueda viajar a  otros países y poder tener unas nociones básicas sobre su lengua natal, me haría mucha ilusión.

Sobre escribir, igualmente puedo hacerlo con mucha asiduidad. Escribir me ha gustado de siempre y un blog permite dedicarte a tal menester, expresar tus ideas, y plasmarlas para siempre. Independientemente del motivo o del lugar, escribir es una excelente herramienta de creación. Y puedes hacerlo tranquilamente, quien quiere te lee y quien no, no.

Pero lo más valioso es tener tantísimo tiempo de calidad para pasar con mi familia, en especial con mi hija. El tiempo pasa irremediablemente, y no pasa día que no agradezca el disponer de tanto tiempo para pasar con ella y poder tanto jugar, como enseñarle cosas de la vida misma ya que el sistema educativo actualmente lo veo un poco "cojo" en cuanto preparar a las futuras generaciones para la vida. La apoyo en sus estudios, y le fomento sus aptitudes y vocaciones y poco a poco la vamos formando y explicando cosas de la vida misma, aplicando en la medida de nuestras posibilidades todo lo aprendido a la practica.

En cuanto a hábitos se refiere, pues han sido muchos durante estos meses, algunos que ya tenía, otros que tenía abandonados y otros nuevos. Algunos se han quedado y otros los he abandonado definitivamente, pues tan importante es probar todo lo posible, como saber dejar marchar los que no nos llenan, satisfacen o sirven en absoluto. Hábitos como madrugar, leer, escribir, comer bien, hacer deporte, jugar, aprender, atreverse a experimentar cosas nuevas han ido forjando durante estos meses a una nueva "yo" que me gusta muchísimo. Me gusto, me quiero y me siento fenomenal conmigo misma, y creo que eso lo he transmitido a los de mi alrededor. Creo que ahora soy mejor madre, mejor amiga, mejor compañera y peor enemiga. Cada vez tengo menos miedos y me siento más fuerte frente a la vida, tengo más paciencia y determinación, soy un poco más libre cada vez y más reflexiva antes de actuar, en definitiva, cada día me quiero más y creo que ese es el pilar de la vida misma, quererse y respetarse para poder hacerlo con tus seres queridos.

Cierto es que me encantaría tener un trabajo, que a la par que me llenase y me completara como persona instruida, también provocara cierta inyección económica para poder realizar más actividades que por desgracia no se pueden hacer gratuitamente, pero confío plenamente en que todo llegará y mientras tanto, muy satisfecha con poder hacer otras cosas igual de gratificantes y menos costosas, y no pasar el tiempo esperando, esperando y esperando. La perspectiva de ver las cosas es tan amplia que estoy muy orgullosa de saber y querer amoldarme a las circunstancias y sacar el máximo provecho a todo lo que viene en cada momento.

En definitiva, puedo concluir que ha sido un año muy revelador, gratificante y enriquecedor, y me gustaría mucho que el próximo año siguiese en la misma línea, o por lo menos, seguir con la misma actitud frente a ésta nueva vida y poder seguir mejorando y sobre todo disfrutando de los míos. Mientras tanto, intentaré seguir trabajando para que sea posible y seguir disfrutando cada vez más éstos tiempos venideros, y lamentándome cada vez menos de todo el tiempo perdido en tiempos pasados con tantos trastos.

Hasta pronto!!






2 comentarios:

  1. Hola Esther.
    Me ha encantado leer este post porque me he sentido muy identificada. Yo estoy en fase aún de destrasteo, después de varios años leyendo sobre minimalismo, orden, ZTD... También estoy leyendo el libro de Marie Kondo (en inglés, ¡se entiende genial!, a mí también me encantan los idiomas y leer). Y para mí cada vez los objetos tienen menos valor. Lo que más aprecio es el tiempo, para mí y para estar con las personas que merecen la pena. Ahora que llegan las Navidades lo veo especialmente claro: mis regalos cada vez son más testimoniales porque quiero entregar mi tiempo de calidad (ha habido años en que me faltaba tiempo para estar con mi familia por tener que comprar los regalos de reyes, ¡y pensándolos a conciencia se tarda el doble!). También valoro cada vez más a las personas que me dedican tiempo que regalos materiales.
    En fin, adonde quería llegar es a que comparto la opinión de que el minimalismo nos aporta sobretodo eso: tiempo. E inevitablemente nos ayuda a vivir la vida en modo slow, que al final es lo que importa: saborearla, vivir el ahora.
    Sólo una reflexión más. Yo también tengo un blog (de tipo profesional) y veo que te ha pasado lo mismo que a mí: el número de post mensuales se ha ido reduciendo.Y creo que es otro fruto del minimalismo: decir lo esencial en menos palabras. El minimalismo despeja todo, aporta calma y claridad. El minimalista no agobia. No cansa. No aburre. Se hace esperar...
    Gracias por tu blog. Un saludo,
    @palomauce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paloma!! me alegro mucho que te haya gustado el post, ya me doy por satisfecha, créeme :D. Te agradezco infinitamente estas palabras, me has alegrado el día, y sobre todo te agradezco ese tiempo que me has dedicado!!

      Un abrazo inmenso!!

      Esther.

      Eliminar