domingo, 6 de diciembre de 2015

Análisis y reflexión del año 2015. I. Salud.

Ya estamos en el último mes del año y considero que ha sido muy especial para mi. Creo que éste mes es el idóneo para hacer una valoración global de todo lo sucedido, revisar los objetivos, y analizar los caminos que hemos ido tomando y cómo voy a seguir a partir de ahora en adelante, teniendo en cuenta las herramientas disponibles y la previsión de todo lo que me presenta el año nuevo.

En cuanto a objetivos generales, al ser tan a largo plazo, puede parecer que no se ha logrado mucho, pero haciendo un análisis más exhaustivo, efectivamente, ya he ido dando pasitos hacia la consecución de ellos.

En cuanto a la salud se refiere, y considerando que es lo primordial en la vida, creo que el plan de nutrición que llevo es perfecto para mi, me abastece de energía y salud, y me permite realizar todo tipo de actividades. Son dos años y medio sin comer animales y tanto el cuerpo como la conciencia están en paz. He perdido numerosas tallas y ganado en definición. Queda pendiente en breve un análisis rutinario anual que suelo hacerme, pero ya no por la alimentación en si, sino que creo que todo el mundo debería controlarse, y más cuando no visitamos, afortunadamente, a los médicos nunca. Y por otro lado, seguir descubriendo recetas y menús para ampliar el abanico de posibilidades que éste estilo de vida me ofrece.

Otra parte que considero importante para nuestras vidas es el deporte. Como he comentado en varios posts, correr es ya una parte de mi, hasta tal punto, que para motivarme me apuntaba a carreras populares para mantener el hábito y conseguir acabarlas dignamente. Eso ya ha cambiado. Ya hace mucho tiempo que no tengo que inscribirme a ninguna para continuar corriendo diariamente, hasta tal punto que seguramente tenga que cambiar algunos de los objetivos propuestos, todo está en valoración. Independientemente de todo ésto, en un año que llevo he ganado tanto velocidad como fondo, llegando a un máximo de 13 km. por sesión de entrenamiento, y hacer una 7k a 5'35 min/km de media.

También hacer mención a los Retos de los Pasos que hice con mi pequeña, han sido unas maravillosas experiencias que espero volver a repetir.


Reto 20.000 pasos

Por otro lado, me he enfrentado a uno de mis miedos:
Montar en bicicleta. Y es que eso de ir a dos ruedas no era precisamente lo mío. Pues bien, aprovechando un día de esos en los que observas a la gente en bici y piensas que te encantaría hacerlo, decides que por qué no. Y por fortuna no tuve que hacer ningún desembolso, sino que me dejaron todo y eché a rodar. Pasé mucho miedo, y sudé lo que no está escrito, pero lo conseguí, y a pesar que aún le tengo muchísimo respeto, muy de vez en cuando, alterno el running con el ciclismo, y a pesar de todo, cada vez el miedo ocupa menos espacio, y la sensación de disfrute es cada vez mayor. Enfrentarme a mis miedos es algo muy importante y motivador, pues a pesar de saber que existe la posibilidad de no conseguirlo, no me voy a quedar con las ganas de no haberlo intentado. Y otro de los retos que tengo en mente es aprender a patinar, que también es un gran respeto lo que siento por esa disciplina, por no llamarlo terror, y mientras tengo el "runrun" en la cabeza, espero el día del empuje y decir, ahora es el momento, inténtalo.


Respecto a la salud espiritual, la meditación ha sido de los hábitos que mejor ha calado en mi. Desde el primer día he notado beneficios y me he encontrado francamente bien, al ser poquito tiempo, no es difícil encontrar un huequito al día para practicarla y los beneficios son innumerables.
El yoga, que también os comenté que había empezado a practicarlo, muy esporádicamente lo hago pero no como obligación ni impuesto, el día que puedo y me viene a la cabeza, lo practico unos minutos y aunque parezca que no se hace nada, las agujetas al día siguiente indican lo contrario. Me gustaría practicarlo más a menudo e intentaré que así sea, pero de momento me basta con hacerlo muy de vez en cuando.

De momento y en cuanto a Salud se refiere, puedo concluir que ha sido un buen año, y pretendo continuar entrenando, aunque el fin en sí haya cambiado. Ya no por competir, que también está muy bien y tiene su encanto, sino por mantenerse en forma y sentir esa inyección de endorfinas al concluir el entrenamiento. Para éste año entrante pretendo mantenerme en ésta línea, seguir mejorando tiempos, aprendiendo y disfrutando otras disciplinas.

Hasta pronto!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario