sábado, 28 de noviembre de 2015

Black Friday desde "el otro lado".

Ha sido curiosa y enriquecedora la experiencia de indagar y experimentar como mera observadora el fenómeno del "Viernes Negro", costumbre relativamente reciente en nuestro país.

Estuve paseando por grandes superficies en busca de esas supuestas oportunidades y chollazos que prometen, y fue una gran decepción para mi.

Es posible que efectivamente haya grandes ofertas, que no lo dudo, pero no tenía suficiente información del conjunto, es decir, en numerosas tiendas ofrecían un % de descuento en todas sus prendas, pero al no conocer el precio de origen, no pude ver si efectivamente era tal el descuento.

Entonces decidí coger mi lista de "necesidades". Cosas que necesito porque se me han roto o están a punto de hacerlo, y fui en busca de la "oferta". Esas cosas sí que se lo que cuestan (ay! la necesidad! ;) ). Pero nada, ningún chollo a la vista de esas cosas que necesito.

Pasé entonces a la lista de Papá Noel, et voilà, pude darle un chivatazo al pobre hombre, que tanto gasto y trabajo tiene en próximas fechas, y le mandé el enlace de un regalo notablemente rebajado. porque esas cosas sí que sabe una lo que valen desde que figuran en la Carta, así que finalmente pude darle un pellizquito a este tan prometedor Black Friday. Pero por lo demás, todas mis expectativas e ilusiones quedaron ahí.

Es posible que si hubiese necesitado más cosas, o tuviese ese impulso de compra de antaño, si que hubiesen caído un par de cosas más, que me gustaron y me parecieron bien de precio. No obstante, ni las necesitaba realmente, ni pude contrastar la rebaja, pues no sabía realmente lo que costaba en un principio.

Por lo demás, muy contenta de haber experimentado éste día desde el otro lado, e incluso de haber "pillado" una buena oferta sin salirme mi lista. Eso sí, eché de menos un BF en las secciones de frutas y verduras.....  ahí lo dejo!

Hasta pronto!!

viernes, 20 de noviembre de 2015

Un día sin guión.

He de decir que fue una buena decisión. Nada extraordinario sucedió ni tampoco se hundió mi vida, simplemente fue un día muy diferente al de otros y que de una forma u otra, enriquecieron mi vida y me dio la oportunidad de aprender más cosas.

Charlé con más gente de la habitual, conocí un par de tiendas de barrio que me parecieron maravillosas, aprendí dónde y como abastecerme de leña, y me di cuenta que también se hace ejercicio así. Le di una oportunidad a una película que al principio no me atraía nada, y me fui a dormir cuando tuve la primera pizca de sueño. Doce horas de sueño seguidas que me he llevado y estupendamente que me siento por ello. 

Y hoy me siento más inspirada y con ganas de hacer cosas, tanto pendientes como nuevas, creo que me ha venido muy bien la inyección de sueño (que no es que tenga deuda habitualmente pero bueno..) y no estar pendiente del qué tengo que hacer ahora.

Está bien eso de tener obligaciones y conjugarlas con el no saber qué haré ahora mismo, ha sido una buena experiencia que probablemente iré repitiendo cuando me lo pida el cuerpo.

Hasta pronto!

jueves, 19 de noviembre de 2015

Levantarte sin guión.

Todas las noches suelo pensar y organizarme mentalmente el día siguiente, que si entrenaré, dónde y cuánto, que si estudiaré, qué haré de comer, si tengo alguna tarea pendiente por hacer fuera de casa, o si he quedado con alguien, si escribiré y sobre qué, o qué leer mientras tomo el café, cómo organizar esas tareas pendientes que no me dio tiempo a acabar ayer.

Pero anoche no me apeteció pensar, me acosté y me sumergí entre las mantas, y me dije a mi misma: "Ya lo pensaré mañana".

Y aquí estoy, sin saber qué haré hoy, pero para empezar ha estado bien que no teniendo guión del día, empezarlo escribiendo. 

Cierto es que las obligaciones que podemos tener, nos marcan un poco la pauta del día, pero es bueno tener el control del resto y ver qué pasa. Porque si al final no hago nada, tampoco está de más. No hacer nada también puede ser bueno, siempre se puede descansar que el cuerpo lo va a agradecer mucho.

Hoy voy a dejar, dentro de mis posibilidades y obligaciones, que mis impulsos guíen mi día. Hoy  no voy seguir el guión diario, a ver qué pasa, y  aunque seguramente termine haciendo lo mismo de todos los días, ya que como dicen, el hombre es un animal de costumbres, pero si que reconozco que me gusta ese gusanillo que tengo dentro de "a ver qué surge".

Si quieres que algo cambie, haz algo diferente.

Buenos días!! 

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Cuando las circunstancias cambian, reaccionar.

La vida nos sorprende con giros inesperados y todos los planes, rutinas y hábitos se van al traste en un abrir y cerrar de ojos....

Pero por primera vez he sido más rápida ante los cambios y me ha dado tiempo a reaccionar (bueno, a la mayoría de las cosas, que me ha costado sacar un ratito para escribir).

Ante tan brusco cambio, lo que más me ha gustado ha sido la entereza con la que la he asumido, hace años me hubiera dado cabezazos preguntándome el por qué? Si algo me está aportando el Minimalismo, y la simplicidad que intento llevar en mi vida y vivir, es la capacidad  de priorizar.

Tener un planning perfecto día a día, disfrutar al máximo de todo, ir viendo pequeños progresos y de repente todo se va al traste, no es plato de buen gusto para nadie, pero la importancia realmente reside en saber reaccionar a tiempo, priorizar lo realmente importante y reajustar los hábitos a ésta nueva rutina que te ofrece la vida misma. Al principio cuesta, pero poco a poco se va consiguiendo, e incluso cambiar las rutinas en ocasiones puede ser incluso hasta beneficioso, aunque al principio puedan resultar caóticas.

Quizás los primeros días no se sabe muy bien por dónde empezar, si dará tiempo a todo, pero siendo constante y buscando encajar nuestras rutinas a nuestro nuevo horario finalmente dará sus frutos.

Hasta pronto!!


sábado, 7 de noviembre de 2015

Motivación.

Divino tesoro. Y es que no hay nada como la motivación para mover lo que haga falta. Sólo que a veces la tenemos en pleno auge, y otras veces, hay que buscarla.

En cualquier caso, me gusta mantenerla, pues a lo largo de éstos meses, he comprendido que ni todos los días son iguales, ni tengo las mismas ganas, pero tan sólo dedicando un ratito a eso que nos gusta tantísimo, que disfrutamos, que nos arranca de donde estemos para hacerlo, sólo unos minutos cuando la motivación no nos sea tan favorable como desearíamos, es bastante para mantener ese "hilo" que nos une a esa actividad, a ese hábito, y que más adelante, cuando vuelva esa motivación con fuerza, no tengamos que retormarla desde cero,  que es lo que la mayoría de las veces me hacía no retomarla, el comenzar desde el principio.

Y así es como voy manteniendo mis hábitos, mis mayores aficiones. Si un día no me apetece correr, pues ando, y si no ando, pues unos ejercicios y se acabó por ese día. Si no tengo ganas de estudiar un par de horas, pues repaso diez minutos, y si no estoy para meditar diez, medito uno, que no me da para escribir un artículo, pues escribo unas líneas y las guardo en una carpeta para otro día, y si no me apetece leer un libro, busco algún artículo interesante y sacio mi sed de lectura. 

No es que un día me levante y no tenga motivación para nada, sino que a veces tengo tanta para una cosa, que para el resto ya no me queda demasiada. Si salgo a correr una hora y media, pues a veces no me da el cuerpo para meditar diez minutos, o para estudiar un par de horas. Y así es como mantengo esos hábitos que tanto bien me hacen y que cuando vuelve esa gran motivación, los mantengo vivos para seguir adelante con ellos y disfrutarlos desde el primer momento, sin tener que plantearme el "empezar de nuevo". Y no es sólo no empezar de nuevo, sino que a poco que haga, me acerca un poquito más a mis objetivos, y sabiendo que todo suma, es suficiente para mantenerlo en las épocas menos "motivadoras".


Feliz sábado y hasta pronto!!