sábado, 19 de septiembre de 2015

No guardar ropa de temporada.

Ésto es lo que propone Marie, y todavía pienso si eso será posible en mi caso.

He tomado unos días de descanso después de los papeles, que bien satisfecha acabé, pero harta durante el proceso.... cosa bárbara.

Éstos métodos parecen poco menos que un castigo, en cuanto a que hay que hacerlo todo de golpe, no hay "poco a poco", ni "cajón por cajón", y en función de lo que tengas acumulado, la tortura es más o mucho más prolongada en el tiempo, ya que tener que coger y observar las cosas una a una, tiene su mérito. Pero luego acabas en la gloria, de eso no cabe duda alguna.

Una de las cosas que hace ésta mujer, no sé si lo propone, porque no me acuerdo bien, es que no guarda la ropa de temporada, lo tiene todo a mano, y claro, ahora mismo que tengo que sacar de nuevo las bolsas de ropa guardadas, pues me apetecería no tener que hacerlo, qué queréis que os diga...

Luego pienso, que cómo va a estar todo a mano, que no cabe, pero tras el destrasteo y según cuenta que bien dobladito ocupa menos que colgado, pues bueno, haré la prueba a ver, pero durante ésta semana, que sus métodos son efectivos pero ..... qué cansancio :D

Así que para ésta semana ya tengo "reto", el caso es no parar, pero bueno, si es para mejor, no está mal. No me veo "no sacando" ropa de temporada nunca más, la verdad, estaría muy bien si lo consiguiese, así que ya os contaré.

9 comentarios:

  1. Cuando hicimos obras en casa, sacrifiqué un cuartito junto al dormitorio para hacer un vestidor con armarios y cajones de suelo a techo en tres de las paredes, la cuarta es un arco que da a mi habitación.

    Desde entonces, el único cambio de armario que hago es poner la ropa en uso a la altura cómoda, y la de fuera de temporada en los estantes de arriba. En cuanto a las prendas colgadas, a la derecha tengo lo de verano y a la izquierda lo de invierno.
    Mi cambio de armario es tan simple como eso.
    Con menos ropa... más simple será, claro.

    También tengo unos estantes para los zapatos, y en una zona del armario hay unas cajas de plástico transparente (y con rejilla de ventilación) con el calzado de invierno. Ese es el único cambio que hago: poner lo de verano en las cajas y lo de invierno en los estantes. Tengo bastantes pares, he simplificado, pero sigo teniendo muchos. Me gustan y/o son cómodos, así que se quedan. Pero este año he tirado unos cuantos (hice una entrada en mi blog) y no me he comprado nada nuevo. No compro más hasta que me hagan falta (o me dé una alegría indescriptible tenerlos).

    Ya ves que de minimalista no tengo muuuuucho, pero de organizada sí, ja ja ja.

    Besotes, guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando leí el libro, me viniste muchas veces a la cabeza por los comentarios que escribes y las cosas que cuentas, creo que poco te podría aportar el libro precisamente por lo organizada que eres, entre la "Kondo" y tú me voy a volver hiperorganizadísima jijiji

      Besotes!

      Eliminar
  2. Yo tengo muchísima ropa guardada que tengo que donar con urgencia, pero cada día me doy cuenta de que necesito mucho menos. Aunque no sé si sería capaz de no guardar la ropa de verano en invierno porque me da una envidia ver los vestidos y bañadores... Habra que probar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si lo consigues y me cuentas, yo todavía no he empezado, es que empiezo a sudar de pensarlo... jajaja, aún me queda semana para intentarlo!!

      Besos!

      Eliminar
  3. Esto es a lo que yo aspiro también, a no tener que hacer cambio de armario. Aún me queda pero voy poco a poco, para no traumatizarme, jeje :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco, que éste método que propone la mujercilla es muy drástico, aunque efectivo, que eso no lo niego. Tan efectivo que me da miedo empezarlo porque no me quiero dar el palizón... aún es lunes, aún me queda semana!! ;)

      Besos!!

      Eliminar
  4. Vaya si se puede! El año pasado cambié toda la ropa entera de mi armario (ya tenía falta de un cambio ya que hacía bastante tiempo que no me compraba apenas nada) y casualidades de la vida que por aquel entonces estaba descubriendo el minimalismo, el proyecto 333...y me animé. Yo era también de las que ropa de invierno en armario y de verano guardada o viceversa. Era un coñazo cada vez que cambiaba la temporada porque aunque la ropa esté bien doblada y guardada pues al sacarla hay que plancharla de nuevo y la otra lavarla, plancharla y guardarla. Un caos, vaya. Aquí en la zona donde yo vivo, Andalucía, no hay prácticamente primavera ni otoño, así que sólo tengo ropa de verano y de invierno y no de entretiempo. Qué he hecho? Pues comprarme estrictamente 33 prendas de verano (con zapatos incluidos) y 33 de invierno. Qué alegría me da cuando abro mi armario (es chicquitito, de 2 puertas y ahí me cabe todo) y veo ahí toda mi ropa. luego tengo una cómoda donde meto las camisetas, jerseys, pijamas... Este es el primer año que hago esto y la verdad es que lo llevo genial. Te haces tus buenas combinaciones y listo y lo mejor el espacio libre que se te queda. Ains, qué alivio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantástico Fátima!! Yo estoy muy contenta con el resultado también y da gusto tenerlo todo a mano y tan espacioso a la par.

      Felicidades!! un abrazo!

      Eliminar
  5. Vaya si se puede! El año pasado cambié toda la ropa entera de mi armario (ya tenía falta de un cambio ya que hacía bastante tiempo que no me compraba apenas nada) y casualidades de la vida que por aquel entonces estaba descubriendo el minimalismo, el proyecto 333...y me animé. Yo era también de las que ropa de invierno en armario y de verano guardada o viceversa. Era un coñazo cada vez que cambiaba la temporada porque aunque la ropa esté bien doblada y guardada pues al sacarla hay que plancharla de nuevo y la otra lavarla, plancharla y guardarla. Un caos, vaya. Aquí en la zona donde yo vivo, Andalucía, no hay prácticamente primavera ni otoño, así que sólo tengo ropa de verano y de invierno y no de entretiempo. Qué he hecho? Pues comprarme estrictamente 33 prendas de verano (con zapatos incluidos) y 33 de invierno. Qué alegría me da cuando abro mi armario (es chicquitito, de 2 puertas y ahí me cabe todo) y veo ahí toda mi ropa. luego tengo una cómoda donde meto las camisetas, jerseys, pijamas... Este es el primer año que hago esto y la verdad es que lo llevo genial. Te haces tus buenas combinaciones y listo y lo mejor el espacio libre que se te queda. Ains, qué alivio!!

    ResponderEliminar