miércoles, 2 de septiembre de 2015

Dejar de Fumar: Día 1.

Uno de los retos minimalistas pendientes, desapegarme de un hábito tan nefasto y dañino como es el tabaco. Si me gusta el minimalismo es precisamente por vivir feliz sin depender de muchas cosas, y un hábito, o mejor dicho, un mal hábito no será quien me acompañe en ésta andadura.

Ya llevo 24 horas y algunos minutos sin fumar. Y uno de mis recursos es escribir a lo largo del día si me aprieta el síndrome de abstinencia.

Primeras 24 horas:

"Al final me he decidido, creo que han ganado las ganas de correr con mayor calidad y creo que ya lo dejo. Me despido del tabaco. Adiós tabaco, adiós.

Llevo unas horas y no sé qué hacer con las manos, ni dónde meterme. Ni cómo gestionar el chasco al pensar “salgo a fumar” y de repente recuerdo que ya no hago eso.

Los primeros días de deshabituarme son bastante fastidiados, porque está considerado como premio o fin de un ritual. Termino de x y me fumo un cigarro, acabo y me fumo un cigarro. Por dios, si hasta después de la ducha de después del entrenamiento deseaba con toda mi alma ese cigarro.

Hoy no he salido a correr, me da miedo porque después de entrenar, es uno de los más deseados. Creo que es porque sale la nicotina más rápido del cuerpo y  la demanda con más fuerza, qué se yo…. 
Pero mientras corro, manda el alquitrán que me dice, “deja ya de fumar, que manda huevos que no te duela nada, y por falta de aire no puedas seguir”
Y así todos los días que corro, es la misma historia y me alegro que por fin gane el dejar de fumar. O eso intentaré con toda mi alma.
Conozco al enemigo bastante, han sido muchas veces las que he dejado de fumar en toda mi vida, y creo que he experimentado todos, o casi todos los “monos” habidos y por haber. Y he recaído por todas o casi todas las causas habidas.
Ahora escribo estas líneas porque no sé bien qué hacer  con las manos. Llevo varias horas sin fumar, y sé que hasta las 48 primeras horas, que es lo mínimo que tarda en salir la nicotina, voy a pasarlo un poquito regular.

Para ello me he preparado con un buen libro, de temática deportiva y sencillo de leer, cuando me da alguna crisis no quiero tener que retomar las frases 100 veces por perder la atención. También voy a echar mano al deporte, aunque hoy prefiero no hacerlo por lo anteriormente comentado, pero mañana espero no perdonar. Y la meditación. Es mi arma secreta, o eso quiero pensar. Nunca había meditado antes de ahora y creo que puede venirme bien a la hora de calmar los posibles nervios inherentes al abandono del hábito. Infusiones, escribir y demás trucos también están presentes en éste intento y sobre todo, descansar, los primeros días necesito poder descansar.


Ahora a pasar éstas primeras 48 horas, eliminar la nicotina y luego, ir olvidando los momentos más peligrosos.

La noche.

La noche la he pasado estupendamente. He dormido del tirón, cosa que no suele suceder cuando dejo de fumar. Suelo tener insomnio a la retirada de la nicotina, pero ésta vez se me ha concedido una plácida noche y ahora tengo dolor de espalda por enfriamiento... el caso es quejarse de algo porque sino sería demasiado fácil.

El desayuno.

Tomarme el descafeinado fuera, escuchando los pajaritos, sin el cigarro entre los dedos y el humo entrando en mis pulmones ha sido un poco desconcertante. Sé que a la larga, como siempre me pasa, me preguntaré cómo podía fastidiar un momento tan precioso y tranquilo con un cigarro, pero acaban de pasar 24 horas y no es el momento.... ya queda menos!!"

Hasta pronto!!

3 comentarios:

  1. Felicidades! es una gran decisión. No es que ayude mucho pero si quieres puedes probar a descargar la app Quitnow! te irá recordando cada x días los pitillos que has dejado de fumar, el dinero ahorrado y el tiempo que has ganado para hacer otras cosas. Es un pequeño aliciente que la electrónica y la informática harán por tí grátis ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javi, tiene muy buena pinta!! ^^

      Eliminar
  2. En una entrada dices que te has regalado un mes (de hipoteca). Con esto de dejar de fumar, puede que te estés regalando varios meses de vida literalmente, y varios años de salud también.

    La mejor decisión que podías tomar, y es un ejemplo precioso para tu hija, eso "de además".

    Besotes.

    ResponderEliminar