domingo, 9 de agosto de 2015

Dos años de veganismo.

Pues han pasado ya dos añitos y algunos días de mi gran decisión.Un cambio radical de estilo de vida y de alimentación que hasta día de hoy sólo me ha traído beneficios, tanto físicos como psicológicos.

Y es que nada mejor que tener la conciencia tranquila, ya que mis motivos fueron y son puramente éticos, y a la par, decidí también que investigando y educándome un poco en cuestión de alimentación, también podría encauzarlo a la salud. Y fue un destrasteo corporal en toda regla.

Básicamente es decidir entre comer y nutrir, la diferencia es abismal. Y aunque a veces me doy mis homenajes veganos, básicamente intento nutrirme con alimentos que hacen que tanto mi cuerpo como mi mente estén ON todo el día.

Es de agradecer. De estar en modo letárgico a estar como estoy ahora, hay un abismo. Que tu hija diga que tiene una mami nueva, o que tengo las piernas de las niñas de 11 años de su cole (un día de éstos me la como a besos y no respondo jejeje), no tiene precio, y aunque siempre me he querido mucho y me he visto estupenda, hasta con mis 80 kilos de antaño, me sigo queriendo igual, aunque me veo mejor, y me siento maravillosamente. 

Pero todo lo achaco a la conciencia. Tener la conciencia tan tranquila no tiene precio. Todavía recuerdo mi primera Nochebuena como vegan. Esa noche acostumbramos a ir a casa de familiares a cenar, pero esa noche la pasamos en casa.

Mi hija y yo estuvimos preparando un deliciosa cena mientras el jefe de la tribu preparaba la mesa y la selección de películas que veríamos. Hicimos muchos entrantes y aperitivos veganos, y el plato principal fue Ratatouille:



Y por supuesto, mientras cenábamos, vimos la película, una de las favoritas de mi hija, que ahora entiendo su fascinación. Ya por entonces apuntaba maneras en la cocina, y a día de hoy nos sorprende con grandes platos. Ya nos quedamos con cara de poker cuando le pidió a los Reyes una batidora de vaso "de verdad" con 5 años, qué podíamos esperar? :D

En fin, ya han pasado dos añazos, que he salvado muchas vidas con mi decisión, he mejorado la mía y la de mi familia, me he convertido en una modesta deportista, he mejorado mi humor, mi paciencia y mi determinación. He descubierto el Minimalismo por el camino que no ha hecho más que mejorar mi estado anímico, me ha hecho ser millonaria en cuanto a tiempo y a ahorrar un poquito de dinero que nunca viene mal.

Ahora soy más fuerte y más valiente, tengo más determinación por las cosas, y mejoro día a día mi empatía y compasión en general, ya que en cuanto al mundo animal la tengo más que desarrollada.

Os animo a practicar la compasión y probar este estilo de vida (por favor, no es dieta ;) ) y aquí me tenéis, por comentarios o por correo, para lo que necesitéis, estaré siempre ahí, cualquier duda o inquietud, cómo empezar, o como continuar, por ética o por salud, siempre respeto la decisión porque el fin es el mismo.

Por la red hay millones de recetas, y os dejo en enlace de un blog que tengo de recetas por si os gusta alguna para ampliar recetario, es humilde pero seguro que alguna os puede gustar.

Si os animáis, aunque sea un sólo día, ya me contáis vale? me hará mucha ilusión.

Hasta pronto!!


2 comentarios:

  1. Qué bien! Gran entrada la de hoy. Yo también estoy con el minimalismo a vueltas : )
    Tomo nota de la página de recetas, seguro que pruebo alguna ya que he visto que hay un montón, sobre todo batidos de frutas que me gustan mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javi, me alegro que te guste!! pues estupendo que estés a vueltas con el Minimalismo, justo empiezo la segunda ronda y estoy deseando documentarla!! ;)

      Espero que te gusten las recetas, siempre es un gusto mimar al cuerpo.

      Un abrazo!!!

      Eliminar