sábado, 18 de julio de 2015

Carrera en agosto.

Julio ha sido desastroso en cuanto a entrenamiento real, sí que he estado con la elíptica, nadando y cuidando la alimentación, pero lo que ha sido darle a la zapatilla, res de res. Y es que el calor, es muy culpable de mermar las ganas de salir al asfalto y sudar un poco, total, ya sudamos la gota gorda sin movernos, porque os recuerdo que aquí no tenemos verano, directamente pasamos al infierno.

Normalmente me suele aburrir la monotonía, mismos recorridos, mismas distancias, mismos ejercicios.... pero siempre encuentro la motivación para seguir el apuntarme a alguna carrera popular, que no hace especialmente divertidos los entrenamientos, pero por el mismo orgullo de acabarla con dignidad, ya hace que mueva el pompis y cumpla mis objetivos.

Pero éste verano, nada de nada, y lo peor es que se pierde la forma de manera asombrosa.

Así que busqué alguna carrera cercana y he encontrado una bastante apetecible, aunque mi próximo objetivo quería una 10k, me voy a tener que conformar con unos metros menos. Y menos mal.

El jueves tenía que salir a hacer gestiones y me eché al coche la ropa de entrenar, cuando terminé, allá sobre las 12, me planté las zapas y empecé a correr. Para empezar 5 km y el resto de días ya veríamos.

Y un huevo. A los 2 km casi echo la primera papilla, así que tuve que parar y volverme para casa con una cura de humildad. Estoy para el arrastre.

Lo que tiene el orgullo, ayer ya estaba con las zapas puestas, y un miedo terrible recorriéndome el cuerpo, menos mal que era muy temprano y el aire aún se podía respirar.

Y conseguí acabar mis 5 km. propuestos, con mucha dignidad. Podría haber seguido, pero preferí no forzar la máquina ;). Del tiempo, mejor no hablamos, vaya a ser que de la risa os de un "chungo".

Finalmente la técnica funciona, nada como apuntarse a un reto público para que surja de dentro de una la vergüenza y el miedo al ridículo, o una fuerza interna que os anime a hacerlo lo mejor posible. Y ya no hablamos de hacer tiempos maravillosos, no. Mis retos son acabar con dignidad, hacer una carrera digna, con la cabeza bien alta, sin pararme y disfrutando cada metro recorrido.

Que sí, que sufro y sudo, y me canso, pero es inexplicable la sensación que produce la experiencia. Competir contra una misma con el ánimo de mejorar y raspar algún segundo del tiempo anterior, hacer una estrategia de carrera y que salga a la perfección, y el chorro de endorfinas al terminar junto a la enorme satisfacción, es toda una experiencia.

Así que ahora toca sacar tiempo de dónde no lo hay, y entrenar todos los días, con el fin de llegar a la carrera con mucha seguridad, disfrutarla a tope y lo más importante, conseguir que la rutina diaria de entrenamiento no desaparezca, a pesar de tener menos tiempo y unos 43º C de media diaria.

Ya os contaré qué tal la experiencia!!

2 comentarios:

  1. En esto te admiro. Me encantaría echar a correr, pero me cuesta "un mundo" hacerlo sola y no tengo a quien "convencer" para iniciarme. Una vez empezado, podría hacerlo sola, pero necesito apoyo moral para lanzarme al asfalto. Y así va pasando un día, otro... Por suerte, intento andar, aunque sea sacando al perrito.... no es lo que querría pero....

    ResponderEliminar
  2. Yo empecé hace casi dos años, pero a andar, decidí dedicarme una hora al día para mi, para mi salud, y saqué una horita para caminar todos los días. Casi un año después fue cuando me atreví a correr un poquito, otro día un poquito más y así fui cogiéndole el gustillo a correr. En octubre del año pasado me apunté a mi primera carrera popular, y me motivó muchísimo para entrenar todos los días sin fallar. De ahí que de vez en cuando me apunto a alguna, no es con el fin de competir, sino de motivarme a entrenar y me va muy bien el método. No hago grandes marcas ni es lo que pretendo, me conformo con correr casi todos los días y mi cuerpo y mente super agradecidos :D

    Anímate un día, seguro que en breve alguien te acompaña ^^

    Besitos!

    ResponderEliminar