jueves, 4 de junio de 2015

Conocerse uno mismo

Desde que me inicié en ésta nueva etapa de mi vida, han sido numerosos blogs y posts en los que he estado leyendo al respecto. Una de las cosas que más me llamaba la atención y que no lograba terminar de comprender era el poner un número fijo o limitado al número de objetos que "debíamos" tener. Que si 33 prendas en 3 meses... que si 100 objetos por persona... éstos dos "números" o retos, son los que más he encontrado por la red.

Creo que no llego ni a lo uno ni a lo otro, pero es algo que no me preocupa y que no me voy a parar a contar, pero siempre me ha llamado la atención, puesto que el Minimalismo lo he entendido, entre otras acepciones, como "tener lo necesario para ser feliz", sea el número u objeto que sea.

No fue hasta hace bien poquito, que vi por youtube una entrevista a Valentina Thörner, del blog ValedeOro, que entendí el por qué de éstos números, de éstos retos. Según ella explicaba (y yo entendí), es que practicando "retos" uno sabe dónde están sus límites, y es ahí donde encontré la explicación a éstos retos, que antes para mi, eran un sinsentido.

Por otro lado, durante ésta semana he estado releyendo un libro que hacía muchísimos años que no leía, me apetecía leerlo en ésta nueva etapa de mi vida, en donde una de las cosas que más me están gustando y estoy disfrutando es de la consciencia que pongo en todo lo que hago.

El libro en cuestión es Siddartha, de Herman Hesse, una lectura rápida y profunda, que he disfrutado en mis ratos libres y tranquilos. El protagonista, trata de buscar la paz y la armonía en conexión con su yo profundo.

Y como colofón, y mucho menos trascendental que el libro, obviamente, pero con un punto de "conocimiento interno por experiencia", veo un extracto de un conocido reality televisivo, Supervivientes, en el que llevan a un montón de famosos a una isla, a concursar. Como decía, veo un extracto en el que aparece un muchacho que viene a decir, más o menos, que está muy contento porque sabe que con un anzuelo es capaz de sobrevivir. No sé quién es, pero por lo visto el chico es bastante adinerado y el estar allí en la isla se ha dado cuenta que no necesita tanto para vivir. (Más o menos creí entender algo así).

Dejando detalles a un lado, éstas tres experiencias, quizás por proximidad en el tiempo, o quizás por consciencia de las cosas que voy haciendo, me han llevado a pensar hasta qué punto nos conocemos nosotros mismos. Muchas veces, las experiencias y situaciones límites vividas en primera persona nos sorprenden, pero mucho más la respuesta a determinadas situaciones.

Y quizás no hay que esperar a que la vida nos vaya enseñando donde están nuestros límites, o cómo conocernos mejor. Quizás nosotros también podamos poner de nuestra parte y realizar ciertas acciones o retos para hacerlo.

Frases como " si me cuentan hace 10 años que iba a hacer ésto no me lo creería", "no me puedo creer mi reacción", "me pinchas y no me sale sangre".... etc. cobran más significado ahora que vengo reflexionando sobre el tema.

Me detengo a pensar en mí, y me conozco un poco, sé dónde tengo mis límites en ciertas situaciones, porque las he vivido. Creo que sé dónde tengo mis límites en otros supuestos casos, pero, estoy segura que son esos?

Sé que muchas situaciones no las voy a vivir, lo quiera o no, por extremas o improbables, pero otras.... otras podría intentarlas proponiéndome retos, creo que podría ser un tema bastante interesante para conocerme un poco más a mi misma. Cambiar un "Creo que puedo/no puedo" por un "Sé que no puedo/puedo".

No estudié enfermería en su día, porque no me creía capaz de pinchar a nadie, en cambio, me tocó pinchar anticoagulantes durante una semana a un familiar porque así me lo indicó el enfermero a domicilio, y a mis gatos antibióticos en alguna contada ocasión por indicación de la veterinaria (los viajes y los gatos no se llevan especialmente bien). Os podéis imaginar la sensación de hacer algo que no creía poder hacer, y no haber estudiado por ello?

Sé que puedo correr una 5 mil, y una 7 mil, y creo que puedo correr una 10 mil, incluso una media maratón, pero no me conozco lo suficiente porque aún no lo he hecho. No sé si podría correr una maratón, y me gustaría saberlo. Siempre creí que no podría correr más de 10 minutos seguidos, y ahora no sé dónde tengo el límite (nunca pasé de la hora y cuarto).

Sé que puedo dejar el azúcar, pero sé que mi límite en cuanto a las harinas está en 4 días. Sé nadar, pero no sé cuántos kilómetros soy capaz de hacerlo. Sé que puedo volar en avión, pero no creo ser capaz de hacer puenting.....

Y es que muchas veces pensamos en conocer gente nueva, en conocer mejor a las que tenemos a nuestro alrededor, pero creo que pocas veces nos planteamos conocernos a nosotros mísmos. 

Quizás, proponerse algunos retos (razonables) de vez en cuando con éste fin puede ser una buena forma de ser más conscientes de nosotros mismos y conocer realmente nuestras limitaciones, conocernos un poco más. Y no con el fin de cumplirlo o venirse abajo si no se cumple, sino como mera y sencilla experiencia, la de conocernos un poquito más.

¿Se os ocurre algún reto?



4 comentarios:

  1. Dios, Hesse es mi autor favorito desde los trece años...
    Me alucina (no me sorprende) que la gente con la que conecto tenga gustos tan similares a los míos, cuando no hemos hablado nunca de esos temas.
    Mira, es gracioso, je je.



    Siempre me han atraído todos los aspectos del conocimiento de uno mismo, pero no en plan "libro de autoayuda", sino intentando profundizar en mis sentimientos y emociones. Y mis capacidades. Sé que las cosas que me propongo las consigo, y si no es así, señal que no forman parte de mis prioridades (como adelgazar, que seguro que no es TAN importante en realidad).

    ¿Retos nuevos? últimamente estoy haciendo cosas que suelo evitar, como cursos informáticos (por agobiantes) o cultivar la tierra (por agotador). Y he visto que, con que me centre un poquito en lo que estoy haciendo, soy capaz de aprender cosas muy interesantes y además, disfrutar con ello.

    Lo de los números... no lo acabo de encajar en mi vida. Estoy en modo "desagobio", y tanto control no me mola, ja ja ja.


    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás tú que al final, con el fin de conocerse una misma, nos vamos a conocer las dos jajaja. Buen gusto literario!!

      Besuquis!!

      Eliminar
  2. Me llegó este artículo, me ha aclarado un par de puntos, que son los mismos que te tenían dudando. Agradecido. Te sigo desde hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Australis sp. Agradezco tus palabras y me alegro que te guste el blog.

      Un saludo!

      Eliminar