jueves, 21 de mayo de 2015

Zona de Confort, Aprendizaje y Pánico.

La Zona de Confort es aquella en la que nos encontramos actualmente, independientemente de que estemos mejor o peor en ella. Es la zona que conocemos y precisamente por ello, por que la conocemos, sabemos todo lo que hay que hacer, todo lo que pasará.. etc. De ahí que se llame así, "Zona de Confort".

Salir de la Zona de Confort no es sencillo ni agradable, tenemos muchas "losas" mentales, muchos miedos a lo desconocido, a la incomodidad, a los cambios... y por otro lado siempre pasa gente a lo largo de nuestra vida, que de alguna manera (por experiencias quizás, o miedos... a saber!) nos aconsejan no salir de esta zona.

A continuación de ésta Zona de Confort, se encuentra la Zona de Aprendizaje. Es una zona muy cercana a nuestra Zona de Confort, y que algunas personas frecuentan más que otras, y que de alguna manera enriquecen a la par que amplían nuestra Zona de Confort.

Ésto puede ser desde un curso de cocina, aprender un idioma, tomar el autobús en vez de coger el coche.... cualquier cosa diferente que hagamos fuera de nuestras rutinas y hábitos pasa a ser Zona de Aprendizaje y de ésta manera, ampliamos nuestra Zona de Confort una vez que dominamos el nuevo hábito, costumbre o rutina.

Y a continuación, viene la Zona de Pánico. O la zona del "canguele" como la llamo yo (e imagino que más personas).

En ésta zona es donde están nuestros sueños, nuestros objetivos, nuestras metas, nuestros deseos, o incluso, necesidades... pero que nos puede dar miedo a dar ciertos pasos para conseguirlos.

Es una zona de la que no sabemos nada, y lo que nos impide acceder a ella no es más que nuestros miedos y temores a salir de la cómoda Zona de Confort. El "qué pasará?", "y si no me sale bien?", "y si fallo?".... suelen ser los miedos que nos impiden ampliar o salir de nuestras Zonas de Confort.

Hace días os comentaba algunos de mis objetivos. Uno de ellos, y el principal, era encontrar trabajo. Mientras lo escribía, pensaba para mis adentros: " A ver cómo lo hago, pues en años no he encontrado, cómo lo conseguiré ahora". Y pensando y meditando, he llegado a la conclusión que aquí donde estoy, ni hay trabajo, y si lo hay, seguramente no hay para mi.

Estoy cansada de patear, llevar curriculums a empresas, preguntar a la gente, inscribirme en ofertas que siempre terminan igual... no sabía qué es lo que estaba haciendo mal, o mejor dicho, qué es lo que no estaba haciendo.

Todos los pasos que he seguido, son los que he hecho siempre para encontrar trabajo y ahora veo que no funciona. ¿No funciona? o ¿no funciona aquí?.

Así que me estoy planteando coger la mochila y salir de mi Zona de Confort, pasando por mi Zona de Aprendizaje sin parar, y adentrarme en mi Zona de Pánico. Es decir, que creo que me voy fuera a buscar mi trabajo, mi objetivo, mi sueño, porque aquí...... aquí no está :(

Y tengo miedo, muchísimo miedo, pero si no lo hago, creo que me arrepentiré toda mi vida. Y tengo que hacerlo por mi y por mi familia, tengo que darle ejemplo a mi hija, no quedarme estancada esperando a verlas venir, porque las cosas es muy raro que vengan solas.

Es por ello que hoy escribo sobre éstas Zonas. Porque quizás, tras este tiempo liberándome de tantas cargas en casa y en mente (destrasteo), me siento más ligera para poder hacer otras cosas. Pocas cosas me atan aquí, pero las quiero con locura, y por ellos lo hago.

Y lo que más claro tengo es que me puede salir bien, o me puede salir mal, pero por lo menos lo sabré, lo intentaré, y lo más importante, es que no voy a perder mi Zona de Confort. Mi Zona siempre estará ahí, y para cuando vuelva y mire al horizonte, la veré mucho más ampliada, con más seguridad en mi misma, y posiblemente mi autoestima haya crecido tanto o más como mi persona.

Ya os iré contando ésta aventura!!

Hasta pronto!!

6 comentarios:

  1. Ánimo! Lo más difícil, que es decidirlo, ya lo has hecho. Ahora solo queda avanzar, poco a poco.
    Besos
    Darey

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me harán falta esos ánimos! qué difícil parece, pero habrá que intentarlo!! Gracias!!

      Besitos!!

      Eliminar
  2. Caramba, Esther. Mientras iba leyendo, pensaba que cuanto más ligera es la vida (con el destrasteo, con la organización, etc...) más fácil resulta meter la nariz en la zona siguiente.

    Así que supongo que te irá bien. Tienes capacidad de sobras, empuje y ánimos. Lo peor que puede pasar es que vuelvas a donde estabas (que era zona de confort, al fin y al cabo), y lo mejor... jo, lo mejor es que se cumplan tus sueños.

    Y tu hija sabrá que no hay que tener miedo.

    Mucha mucha suerte, ya nos irás contando.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá todo salga bien, ahora mismo estoy muy perdida, pero bueno, poco a poco voy analizando posibilidades, destinos, trabajos.... en fin.... ya veremos qué sale de todo ésto, pero bueno, lo peor que puede pasar, como bien dices, es que vuelva pero con más experiencia ;)

      Ya os contaré, espero que en breve!!

      Besitos!!

      Eliminar
  3. Hola!, He llegado a tu blog hoy, por tu post en Hommo Minimus. He leído muchas de tus entradas porque estoy "destrasteando" mi casa y organizando mi vida de forma minimalista, y tu blog me parece como una brújula ahora mismo.
    Así que, que menos que pasar a darte las gracias y a animarte a salir de tu zona de confort,

    si has hecho todo esto, qué no podrás conseguir si te lo propones!!

    abrazos minimalistas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mar!!! me llenan mucho tus palabras, y te deseo la mejor de las aventuras en ésta transición a una nueva forma de vida, más sencilla y plena.

      Un abrazo!!!

      Eliminar