sábado, 2 de mayo de 2015

Los "porsiacá" (por si acaso).

El hábito de madrugar, que por lo visto lo llevo en la sangre, es uno de los mejores que tengo.

Soy una persona a la que le gusta acostarse temprano, cosa que me viene estupendamente ya que me permite, aparte de descansar mucho y bien, charlar un rato con mi hija todas las noches.

Suelo levantarme entre las 5 y las 7 am. todos los días. Es raro un día como hoy, que me he levantado a las 8:30h. Se puede decir que he remoloneado un montón. Como la niña también se ha despertado a la vez, nos hemos quedado hablando y riendo un buen rato, son maravillosos estos momentos, los grabo a fuego porque al fin y al cabo es lo que me hace muy feliz.

Hoy salimos a comer fuera, con la familia, a disfrutar de un buen rato en buena compañía, por lo que no me he podido sumergir en la limpieza profunda de otra habitación. No obstante, como soy un poco nerviosa en cuanto a aprovechar el tiempo, y teniendo en cuenta que ayer me adelanté muchas tareas, he decidido ocupar éstas horas previas a la salida empaquetando los “porsiacá”.

No sé si tendrá otra acepción por ahí, pero así llamo yo a los objetos “pseudotrastos”, que no he podido tirar, ni regalar, de momento.

Y como me costaba mucho ir empaquetando y anotando lo que había dentro, con el bendito móvil y su cámara, he agilizado la tarea hasta límites insospechados, fotos de los objetos y su caja. Y luego tranquilamente, lo pasaré al inventario, por si tengo que echar mano, no tener que abrir caja por caja hasta dar con ello (ahorrar tiempo, mi obsesión ;) )

¿Qué pasará con esos objetos? Pasado un tiempo prudencial, volverán a pasar una criba, hasta quedarme con lo que realmente me hace feliz tener y mantener.
¿Y por qué ésta opción? Básicamente, porque cuando comencé con el destrasteo de mi hogar, quedaron muchas cosas, que con el paso del tiempo, ya no las considero tan importantes. No sé si ha sido la sensación de que con menos soy más feliz, o porque se me ha ido entrenando el sentido de la criba con el paso del tiempo y habitaciones…. Pero en cualquier caso, bienvenida sea ésta nueva “yo”.

Esas cosas que en principio se quedaron, y ahora dudo, quedarán fuera de mi vista, a la espera de ver si las echo de menos, si las necesito, o realmente son trastos. Es una forma de criba para los "por si acaso" :D

Mañana más!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario