jueves, 28 de mayo de 2015

Cuidados corporales minimalistas & DIY. I.

Estando meditando sobre el cuidado personal y de la imagen, estuve indagando sobre cuidados cosméticos caseros y sencillos.

Teniendo en cuenta que en el destrasteo monumental que hice en casa, casi todos los productos de cuidado facial y corporal fueron a la basura, básicamente por estar caducados algunos, y por no gustarme otros.

El caso es que me he encontrado sin nada que echarme, salvo mis jaboncitos artesanales que me hago en ocasiones (veganos y a mi gusto).

Buscando por la red diversas fórmulas para hacerme una mini sesión de belleza, me encontré con algunas alternativas, muy simples y sencillas, pero a la par, eficientes, como a mi me gusta.

Para empezar, un peeling facial, con un poco de azúcar humedecida, masajeé mi rostro suavemente (que si aprieto, rasca mucho) y luego aclaré con agua.

Luego una mascarilla, tenía en casa arcilla verde, pero vamos, que de no haber tenido, me hago una de harina, avena o lo que se tercie si es preciso, lo importante es lo que viene durante la mascarilla, y es estar relajada sumida en mis pensamientos, con ella puesta, durante 15 minutos. ¡Gloria divina!

Y en apenas 20 minutos, el rostro es otro, y qué agradecido el cuerpo cuando le dedicas unos minutitos, ¿verdad?

Pues por lo visto, ese ratito me inspiró para escribir, y decidí aprovechar ese momento de escritura para darle algún mimito al pelo.

Buscando mascarillas para el pelo, no me terminó de convencer ninguna, la mayoría lleva ingredientes de origen animal y soy vegana, por lo tanto descartadas, pero me di cuenta que la inmensa mayoría de ellas, llevaba como base, algún tipo de aceite.

Así que, sencilla y vegana que es una, masajeé  el pelo y las puntas, sin llegar a la raíz, con aceite de oliva, y mientras escribía, estuvo haciendo su función.

Tras la escritura, calculo que una media hora, lavé el pelo como siempre, con el último aclarado utilizando vinagre rebajado con agua (un hábito que llevo practicando durante años, es un acondicionador, suavizante y descalcificante estupendo!). Dejé el pelo secar al aire (que ya hace calorcito) y el resultado fue maravilloso, muchísimo brillo, cuerpo y volumen, me recordé a Pumuki durante unos instantes :D

Creo que seguiré apostando por la simplicidad y por lo natural, no creo que le haga ningún mal a mi cuerpo y por lo visto, los resultados pueden ser más que satisfactorios.


Hasta pronto!!

2 comentarios:

  1. Los resultados son satisfactorios y baratos, que tampoco hay que olvidarlo...

    La vida sencilla, qué agradable es.


    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adoro la vida sencilla... maravillosa!!

      Besuquis!!

      Eliminar