viernes, 3 de abril de 2015

Presentación de mi viaje hacia el Minimalismo.

Hace unos días empecé éste maravilloso viaje hacia el Minimalismo en mi vida, me sentía ahogada entre tantas "posesiones" (en adelante "trastos") que me consumían mucho tiempo y energía para tener todas mis cosas en orden, y nunca lo conseguí.

Horas, días, semanas... invertidas en limpiar, ordenar, buscar, y muchas veces no encontrar. Demasiado tiempo perdido para cosas básicas, y por más rutinas y sistemas de orden que intentaba, siempre era lo mismo: No encontrar nada, o tardar demasiado en hacerlo.

Demasiados trastos, se traduce en demasiado gasto. Dinero, tiempo, energía... es demasiado valioso para mi. Durante éstos años he aprendido a valorar (a la fuerza, pero qué bien me ha venido) que hay cosas mucho más importantes que todo lo material que se nos "impone" o se nos "invita" a tener. No ha sido un camino fácil, y ha estado lleno de frustraciones... querer la casa más grande, más arreglada, más ordenada, más espacio, más cosas, más sitio, muchas más cosas, un coche nuevo, más grande, lo último en tecnología... comprar, comprar y comprar... y acumular... para qué? Supuestamente para hacernos más felices.... pero la felicidad no llega así. Así sólo llega la frustración, te esfuerzas muchísimo por conseguir algo, para un poco de disfrute, luego acumularlo, olvidarlo ... y mantenerlo en muchos casos. Hasta que un día desperté y me di cuenta que en mi vida, para ser feliz, no necesito tanto... ni mucho menos.

Ésta será la historia de mi viaje hacia el Minimalismo en mi vida. Acabo de empezar como quien dice, y todavía no sé bien las experiencias que me deparará. 

No conocía éste movimiento, o como se defina. Miento, lo conocía, pero pensaba que sólo era un tipo de decoración, no sabía que éstos principios se podían aplicar a la vida misma.

He estado leyendo mucho sobre el tema y llevo 3 días trabajando en ello. Tres días durísimos y de mucho trabajar (eliminando trastos) y reflexionando... viendo el dineral gastado, como no sólo no ha servido para nada, sino que ha estado ocupando espacio (y muchas veces tiempo (limpieza... etc) ) y entorpeciendo lo que debiera ser el transcurso natural de un hogar....

Y sé que me queda mucho trabajo, muchísimo, tengo demasiados trastos y me va a costar mucho deshacerme de todo, ya no sólo por sentimentalismo, sino por  cantidad.

Pero es un trabajo que en éstos tres días, aparte de hacerme reflexionar mucho, haber echado el freno al consumo, ver cosas que ni me acordaba de ellas, y cansarme mucho, está mereciendo la pena, y es por eso, que he decidido compartir ésta experiencia en un blog. Primero, porque tanto trabajo merece ser grabado a fuego, para mi, para no olvidar lo que estoy pasando, y sólo llevo tres días... de todos los días que me quedan, segundo, porque a mi me está motivando y ayudando a leer algunos blogs con experiencias de otras personas que han adoptado éste estilo de vida, y yo también quiero contribuir, en la medida que pueda, a motivar a otras personas en éste camino, y en tercer lugar, porque me encanta escribir, y algo que me encanta hacer, es algo que me sirve para sentirme plena, hablar conmigo misma mientras escribo éstas líneas, y compartir con quien desee leerme ésta experiencia.

¿Te apuntas?

6 comentarios:

  1. Me medioapunto, que estoy un poco asustada... je je.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida Enebea, poco a poco y tú misma irás viendo los resultados!! :D Ya me irás contando, vale? besos!

    ResponderEliminar
  3. Me apunto! Gracias por compartir, ayudar y motivar! saludos desde Tenerife!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Patricia!! un besote y ya me vas contando qué tal vas!!!

      Eliminar
  4. También comencé una transición al minimalismo, les dejo algo que escribí si quieren pasar https://gauchozen.com/por-qué-descubr%C3%AD-el-minimalismo-da7a3745e808#.4nbx27hje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aporte, me ha gustado muchísimo.

      Un saludo!

      Eliminar