martes, 7 de abril de 2015

Día 7. Una habitación terminada: la cocina.

Martes 7 de abril de 2015.

Vida sencilla, qué maravilla :D

Hoy ha sido un día más tranquilo de lo habitual, he tenido que salir y eso ha hecho que la planificación del día fuese más simple.

Me he dado cuenta que en la cocina ya me quedaba muy poco por "cribar", tres armarios y cuatro cajones, y me ha dado un subidón de pensar que estaba a punto de tener una cocina funcional!! por fin!!!! y lo he conseguido!!! :D

Cuando he acabado he ido a reciclar pilas y medicamentos, cada cosa en un punto diferente, me apetecía mucho caminar, y he aprovechado para andar, oxigenarme y meditar. El paseo ha sido diferente a lo que hubiese sido en otro momento. En otro tiempo hubiera ido con prisa, probablemente en coche, y pensando en otras cosas mientras tanto. Hoy iba tranquila, sin prisas, a un sitio y a otro, sintiendo el viento frío (que hoy pelaba que daba gusto) y dejando fluir los pensamientos. Ha sido raro, pero sin duda, una buena experiencia. Y aún yendo despacio he terminado enseguida.

Mi madre nos ha invitado a comer, y aprovechando le he llevado una cubertería que me sobraba, aún así me he quedado con suficientes cubiertos, para cuando use el lavavajillas, que hay que llenarlo. Por cierto, llevo sin usar el lavaplatos una semana, y tan contenta! sobre todo porque viene haciendo un ruido raro de un tiempo para acá, que creo que quiere romperse, y qué tranquilidad saber que si "muere" no necesito reponerlo! :D

Y ya en casa, un ratito en el patio tirando más trastos, basura y demás. Ya se ve más despejado, aunque me queda muchísimo por hacer... poco a poco... Menos mal que mi cocina ya es minimalista!!!! ;) (quien no se consuela es por que no quiere jeje).

Disfrutando mucho de los ratos libres, de la lectura, de la escritura, de los paseos y las compañías. Ahora a descansar, escribir y leer. Mañana más y mejor.

Os dejo una lectura recomendada: Los tres hábitos que cambiarán tu vida de Homo Minimus

Hasta pronto!!!


4 comentarios:

  1. La cocina, esa gran acumuladora de trastos.

    En mi caso, es de los pocos espacios de la casa que no está abarrotado. Tengo muchas cositas, pero cada una tiene su sitio y no tengo que vaciar medio armario para llegar al objeto que busco. Hace meses me armé de valor y después de dejarlo todo encima de la mesa, empecé a llenar los armarios de nuevo, mirando uno por uno todos los utensilios.
    Incluso acabé haciendo comiditas nuevas porque descubrí cacharros que ni recordaba, ja ja ja.

    Felicidades por tus adelantos, yo estoy a años luz.
    Pero llegaré...

    :-D


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me queda muchísimo Amelia, seguro que acabas antes que yo!! realmente la cocina era lo que mejor tenía, la verdad. No hay como usar mucho un lugar para que esté mejor que lo demás ;)

      Además, yo acabo de terminar con la cocina, y tú ya la tienes cribadita y funcional, ves? ya vas más adelantada que yo!! :P

      Ya me irás contando!!!

      Eliminar
  2. jajaja, me he reído un montón con lo del lavavajillas! Cuando llegué a esta casa hace trece años (madre! cómo pasa el tiempo!), lo usé al menos un año. Después murió y no me apeteció arreglarlo. Me he apañado sin él, ahora es un mueble más de la cocina (y se irá con la obra en verano). Y no quiero reponerlo. Mis utensilios están siempre limpios y en su lugar. Tener un lavaplatos para mi es un consumo y una inversión innecesarios en mi vida :)
    Felicidades por reducir la cocina! Ahora toca mantenerla :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias guapetona!!! yo seguiré sin usarlo, tengo la cocina mucho mejor desde que no lo uso. Imagino que mi santo lo usará cuando se meta a la cocina, pero vamos.... que le queda de usarlo, lo que al lavavajillas le quede de vida jejeje. Y ahora, como bien dices, a mantener!!! Besitos!!

    ResponderEliminar