martes, 7 de abril de 2015

Cambios de hábitos que cambian el cuerpo y la mente. De alimentación, veganismo y deporte aplicando el minimalismo.

Vengo de tirar basura y reciclar papel, y se me caen los pantalones... mis pantalones negros ajustados que habían pasado la criba hace apenas una semana... estoy "happy perdía" :D

Hace cerca de dos años, me hice vegana por ética, el veganismo no es una dieta, es una forma de vida, que comulga perfectamente con el minimalismo, por aquello que practiquemos la compasión. En todos los artículos, libros y demás que he leído, se habla de practicar la compasión con las personas, pero yo fui más allá, y siento compasión y respeto por los "sin voz".

En cualquier caso, cuando alguien comulga con un ideal y lo practica, tanto la mente como el cuerpo experimentan un cambio, ésto es inevitable.

El detonante de mi veganismo fue un vídeo muy crudo de ver, Earthlings, me costó horrores verlo, pero sentí que debía verlo, aunque fuese por partes, porque en todo momento debía ser consciente de mis actos.

Me perdoné todo lo anterior, por inconsciente, ahora que soy consciente no me lo perdonaría. Al pasar el primer año, fui a hacerme unos análisis para ver cómo iba todo, y salieron perfectos. Dentro de unos meses volveré a repetirlos, no por ser vegana, sino por querer estar sana y controlarme, cosa que no hacía nunca.

El caso es que perdí entre 13 y 15 kilos en ese primer año de veganismo, el cansancio y los dolores desaparecieron, y a cambio, volvió una energía increíble que me devolvió la vida. Ese gran cambio, me transformó cuerpo y mente.

Hace aproximadamente medio año, me decidí a salir a correr todas las mañanas un rato, una hora de ejercicio, una hora de inversión para mi, y si bien no perdí ni un gramo, perdí muchísimo volumen (por aquello que la grasa (que pesa menos y ocupa más volumen) se transforma en músculo (que ocupa menos, pero pesa más) ). Otro cambio de hábitos que repercutió positivamente en mi cuerpo y mi mente.

Ahora, por fin, llega el minimalismo a mi vida, sólo siete días han pasado, pero qué bien me están sentando. Experimentar la consciencia de las cosas, liberar trastos, hacer las cosas tranquila (o despacio, como se mire), comer lo más frugalmente posible, y despacio, aplicando algunos de los principios básicos del minimalismo, y vuelvo a perder peso y a tener (a pesar de los palizones que me estoy dando) una gran energía y alegría por hacer las cosas. Siento como mi casa es como mi cuerpo, y a más libero mi casa de trastos, más libero mi cuerpo de todo lo que le sobra. Seguir simplificando mi vida :)

Y por qué estoy tan contenta de haber perdido algún kilillo? pues sencillamente, aunque  me siento muy bien conmigo misma, cualquiera que se dedique al deporte sabe, que un par de kilillos menos es genial para que las articulaciones se resientan menos. El terror más grande de un deportista son las lesiones ;).

Y hasta aquí las reflexiones de hoy. Ha sido más de reflexiones que de trabajo, pero ya os lo contaré esta noche.

Hasta luego!!

6 comentarios:

  1. Tengo amigas vegetarianas, pero hasta hace seis meses, no conocía veganos. Y ahora conozco a dos :)
    Me parece algo difícil de llevar a cabo en mi vida (no así el ser vegetariana, que no lo soy pero no me costaría ningún esfuerzo). No obstante, es cierto que todo va de la mano: cuidado de la salud, de la alimentación, de nuestra forma de vida en general.
    Gracias a tus ánimos, yo también acabo de dar un paso. En lugar de salir a pasear con mi perrito, hemos salido a andar. Me propuse una hora, pero en hacer el camino previsto hemos tardado 35 minutos a buen ritmo. Hemos llegado cansadísimos. Pero felices. Ahora toca convertirlo en hábito...

    ResponderEliminar
  2. Wow! qué maravilla, y qué alegría más grande me acabas de dar!! es un gran cambio, cansados si, pero verás las endorfinas! y qué satisfacción!!! ya verás como se convertirá en hábito!!! en cambio yo en vez de correr y andar deprisa hoy, he paseado con la perra de mis padres, jeje, hemos cambiado papeles!!! :D

    Pues si, encantada!!, vegana y crudivegana, una maravilla, una gran satisfacción y sobre todo en paz conmigo misma, y con mis principios :) Si alguna vez te animas, te pasas por el blog a coger recetillas ;) o te paso alguna guía, que ésto no es fácil, no por creencias, sino por todos los ingredientes camuflados jejeje.

    Bueno que me enrollo, qué contenta que estoy con ese gran paso que has dado, espero que hayáis disfrutado mucho, un beso gigante!!!! y a por más!!!

    ResponderEliminar
  3. No sé si algún día seré vegetariana. He intentado ver el video, pero creo que tendré que darle más oportunidades.... qué duro! Hace años que dejé los fritos. La mayor parte de lo que consumo es "fresco" o al menos, no envasado ni industrial. Los huevos, de gallinas libres, el azúcar de caña, la sal marina... en fin, voy poco a poco incorporando cositas. La carne la puedo evitar en muchos casos, pero el pescado me gusta. Suerte que las verduras me gustan más que casi todo lo demás :)

    ResponderEliminar
  4. No te preocupes, todo llega si ha de llegar. A mi me hizo especial ilusión saber que Leo Babauta es vegetariano, ya es un gran paso, y me hizo leerlo fervientemente.

    El vídeo que he enlazado creo que es el más duro de todos los que hay, pero fue el que me hizo despertar. No obstante, te enlazo uno de los mejores discursos que he escuchado, espero que puedas verlo algún día.

    https://www.youtube.com/watch?v=ZzvK5uLu7F0

    Ya me contarás si lo ves ;)

    ResponderEliminar