martes, 23 de agosto de 2016

Objetivo: Septiembre a punto. Destrasteo y organización por zonas. VI

A plant based, zero waste meal prep from www.goingzerowaste.com
Imagen: Kathryn K. 
Ayer vi una imagen que me inspiró muchísimo y me hizo pensar. Leí la entrada del blog de Kathryn Kellogg, que, en resumidas cuentas, con un presupuesto ajustado, preparó un menú semanal de lo más completo y lo que más me sorprendió fueron los smoothies verdes. Me sorprendió que los preparara para cinco días, pues pensaba que había que tomarlos inmediatamente.

Investigué sobre el tema y según varias lecturas, efectivamente se mantienen bien en el frigorífico  e incluso se pueden congelar. Ahí es donde la cabeza empezó a echar humo... poder congelar mis batidos y mis zumos, poder hacer grandes cantidades aprovechando ofertas de frutas y verduras. No utilizar diariamente la licuadora, sino una vez a la semana ... demasiado bonito para ser verdad!

Sí, ya sé que recién hecho todo es mucho mejor y nutritivo, pero a veces por no ponerme con la licuadora y a preparar vegetales y frutas, y luego fregar la licuadora pues no lo hago y claro, mejor tener alguna solución congelada que no hacerla. 

Y es que me paso medio día en la cocina, porque todo lo hago casero,  y eso lleva mucho trabajo y tiempo. No es lo mismo hervir pasta y echarle un bote de tomate ya hecho, que preparar una deliciosa salsa de tomate con verduras bien especiada, y gratinarla con una magnífica bechamel vegana casera... ni de lejos.

Además suelo cocinar de más, para tener un día a la semana más liviano en la cocina, pero visto lo visto, voy a probar el cocinar una vez a la semana todos los menús y congelar también caldos, leches vegetales, zumos, batidos, cremas....hasta la bechamel se puede congelar (lógico por otro lado, si se congelan las croquetas :D )

Lo mejor es que tengo un congelador que no conseguí sacar de casa por no encontrar a nadie que le hiciese falta, y me va a venir de perlas el volver a reutilizarlo. Será un pequeño gasto más en energía eléctrica, pero si me permite liberar más tiempo (de la cocina sobre todo) bienvenido sea.

Así que hoy he estado de investigación, haciendo recuento de botes y recipientes de cristal que tengo, y he aprovechado una salida para agenciarme en Ikea unas botellas de cristal, que ahora han sacado un formato de medio litro, y me van a venir fenomenal para las noches, en vez de las de un litro que pesan más. Y reutilizar las de un litro para hacer más cantidad de leches vegetales (arroz, avena, almendras....) También han sacado unos botecitos herméticos pequeños, ideales para aliños, patés, mermeladas, frutos secos.... están en todo oye. 

Me ha gustado un detalle, que al tomarme el descafeinado, ahora los palitos que tenían de plástico para remover, los han cambiado por palitos de madera, envasados en papel, me alegro del cambio porque lo del plástico no me gustaba un pelo.

Poco más he podido hacer hoy, pero productivo, he hecho caldo vegetal en grandes cantidades y envasado en tarros de cristal que fui reciclando, y que tenían la medida justa para almacenarlos en raciones individuales. También he aprovechado parte de ese caldo para hacer bechamel (vegana) en más cantidad de la habitual. Mañana aprovecharé para hacer más cantidad de lo que cocine y poco a poco ir liberándome tiempo de la cocina, sin renunciar a comer casero. Ya os contaré cómo va saliendo el invento.

Mañana más y mejor. ¡Feliz martes!

lunes, 22 de agosto de 2016

Objetivo: Septiembre a punto. Destrasteo y organización por zonas. III

Imagen:Viaje al Minimalismo.
Hoy me he decidido por los dormitorios, iba a meterme con los armarios y la ropa, pero al final me he decidido por limpiar a fondo las habitaciones, ventilar y aspirar los colchones y lavar la ropa de cama. La ropa la dejaré para más adelante.

Imagen: Viaje al Minimalismo.
He lavado la ropa de cama, con pocas revoluciones para que se arrugue menos, y la he tendido al sol. al poco tiempo estaba bien seca y un "truqui" que utilizo es meterla a la secadora cuando está bien seca, y la pongo durante 10-15 minutos.

En verano rebajo muchísimo las revoluciones del centrifugado, así me ahorro planchar muchísimo, y ahorro energía también.

La secadora es uno de los electrodomésticos que más energía consume, y utilizarla habitualmente se nota en los bolsillos bastante, esa es una de las razones por la que dejé de usarla, pues teniendo el patio para tender y tiempo para hacerlo, creo que ahorrar por ese lado fue buena idea, aunque la mantengo para casos de emergencia, y también la utilizo en ésta ocasión, que es cuando lavo la ropa de cama.

Esos pocos minutos de secadora son suficientes para dejar la ropa más esponjosa, sin arrugas, sin polvo, ni pelos (en casa con michis....  :D ), eso si, teniendo la precaución de sacarla y colocarla en cuanto acabe, si la dejamos dentro, se arrugará ^^

He sacado un par de trastos de cada dormitorio y los he dejado como los chorros, pues la verdad es que están hiperminimalizados y no hay mucho dentro de las habitaciones. Cama, armario y silla/mesita, y una sanseviera en cada habitación, planta depuradora de aire y oxigenadora por excelencia, y percha de pie.

Ha sido un día muy productivo, destrastear y limpiar ahora es un placer ( si me llego a leer hace un año.... ), y me han venido muchas ideas a la cabeza para ir haciendo más adelante y que ya os iré contando.

Lo que ya no sé yo es qué voy a hacer cuando no me quede más que destrastear, ya va saliendo poca cosa... voy a tener que dedicarme a destrastear las casas de la gente.... eehhh!! dónde vais? hola? ^^ es bromilla, volved! ¬¬

La verdad es que este tiempo que estoy invirtiendo en este redestrasteo es para liberar más tiempo en breve, tengo algunas cosas en mente y quiero más tiempo. Sí, me he hecho adicta a tener tiempo para mi y para mi familia, quiero más... y pudiendo hacerlo, por qué no? ^^

Mañana más y mejor, feliz semana :D

domingo, 21 de agosto de 2016

Objetivo: Septiembre a punto. Destrasteo y organización por zonas. II

Hoy me he levantado a las 6 am. Me encanta madrugar por mi misma sin despertador. Hacía un fresquito muy agradable fuera, me he preparado un buen café descafeinado y he salido fuera a deleitarme con su sabor, el frescor de la mañana y los incipientes cantos de los pájaros.
Imagen: una de mis niñas

Me encanta madrugar por el silencio y la paz que se respira, empiezo el día maravillosamente bien.

Mientras me tomaba el café sumida en mis pensamientos, ha empezado a lloviznar, y me he dejado refrescar con esas pequeñas gotitas de lluvia que apenas mojaban. Han sido unos escasos minutos, tan leve, que ni la gata que estaba durmiendo a mi lado, se ha inmutado.

Una sensación muy agradable que me ha invitado a decidirme por la siguiente zona, el patio.

Lo he barrido y he estado mirando las plantas una a una, y anotando mentalmente cuales deberán ser trasplantadas próximamente, y cuales necesitan una poda. Poca cosa más tenía que hacer, pronto saldría el sol y en verano no se puede estar mucho tiempo fuera si no es en la sombra. 

He limpiado las cuerdas de tender y revisado las pinzas, todo correcto y en su sitio. Un vistazo a la caja de las cosas de jardinería para tenerlo todo a mano preparado a la hora de podar y trasplantar y poco más había que hacer. He dejado un par de trastos pendientes de sacar de casa, siempre es agradable sacar algo que alivie el espacio, por mucho que se tenga.

Nada más por hoy, el resto del día en familia al aire libre y disfrutando como tiene que ser. Mañana más y mejor ^^  Feliz destrasteo!

sábado, 20 de agosto de 2016

Objetivo: Septiembre a punto. Destrasteo y organización por zonas. I.

Quedan 11 días para que llegue Septiembre, mes de ajetreo por excelencia y por primera vez tengo ganas que llegue (cómo cambia el cuento, oiga!)

Éstos días tengo pensamiento de invertirlos en un nuevo destrasteo y en la mejor organización posible, para entrar en el nuevo mes con la mayor facilidad y que no sea demasiado duro el golpe.

Madrugo mucho por las mañanas, es un hábito que me encanta porque es gran tiempo que paso conmigo misma y con el silencio. Desayuno, leo, escribo, pienso, planifico, medito.... muchas cosas que una vez comenzada la rutina me cuesta más hacer por algunas obligaciones inevitables.

Esta mañana refrescaba, es lo que me ha recordar lo poco de vacaciones estivales que nos quedan. En breve empieza ese mes que de golpe y porrazo nos devuelve a la rutina y a las obligaciones, y además, tengo ganas de destrastear otra vez la casa, una rutina de mantenimiento que nunca viene mal, y que personalmente disfruto muchísimo.

Pero ésta vez no lo voy a hacer como lo he hecho siempre (ropa, libros, objetos, papeles... etc), pues los destrasteos gordos ya los hice, y lo que pueda quedar (que siempre queda, sino tiempo al tiempo... ;) ) ya no es tan titánico como cuando comencé.

He pensado en vez de comenzar por la ropa directamente (por categorías), podría hacerlo por el lavadero, es decir, por zonas. Me apetecía mucho comenzar por allí, y dejar a punto una zona que me va a facilitar la tarea de organizar los armarios de otoño-invierno hasta límites insospechados.

Dicho y hecho, me he puesto manos a la obra y me ha satisfecho mucho cómo ha quedado todo. He sacado algunos trastos que estaban ahí sin ubicación concreta un tiempo, y no les he dado más tregua, se van, el resto de cosas, reorganizadas y en su sitio, hasta nueva orden.

Me ha fascinado mucho lo simple que se está quedando todo, cuando he puesto los productos de limpieza juntos, me he sentido muy orgullosa de mi misma, qué puedo decir? jeje

En la caja marrón, pastillas de jabón de lavar casero.

En la caja de metal están los trapos de limpieza.

Mi limpiador multiusos casero.

Vinagre blanco.

Bicarbonato sódico.

Y detergente lavadoras casero.


En la balda superior izquierda, botes herméticos con el pienso de los michis, y bolsa de papel que uso para el reciclaje del papel, en la superior derecha, la aspiradora, abajo a la izda. saco de arena para los michis, y cesto reciclado de lavavajillas con sus cepillos. El bote rojo de cartón es para acumular las pilas gastadas y llevarlas a reciclar. Abajo a la derecha, la caja de herramientas.


Ya está, creo que ha quedado muy bien. En otra pared tengo una balda muy alta, que es donde tenía los productos de limpieza tóxicos. Ahora sólo hay un recipiente con los útiles de limpieza de baño, botes de sosa caústica para hacer los jabones, blanqueador de juntas, fertilizante plantas, y poco más.

Colgadas en la pared las fregonas, escobas y plumeros, y una bolsa para echar los trapos sucios. También tengo colgado en otra pared, el barreño. Y en el suelo cubo y recogedores.

Y por supuesto, la lavadora y la secadora ^^


Se ha quedado, a mi parecer, un lavadero muy minimalista y sostenible, perfecto para cuando empecemos a preparar el armario cápsula de otoño-invierno de cada uno, tener todo listo y en su lugar para hacerlo más rápido, sencillo y simple.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Discos desmaquillantes DIY.

Imagen: Viaje al Minimalismo

Siguiendo con la incursión al DIY y zerowaste se me ocurrió que podría hacer unos discos desmaquilladores con alguna camiseta que ya no tiene uso, y que estando en buen estado no está para regalar, y para trapos de limpieza ya tengo bastantes, así que probé hacerme mis propios discos desmaquilladores ahora que se me han gastado los que suelo comprar y espero no volver a tener que hacerlo (comprarlos digo ;) 



Imagen: Viaje al Minimalismo



Sencillamente cogí las prendas y empecé a recortarlas con forma de círculo y encontré un botecito que me venía muy bien para almacenarlos, así que recorté y guardé, más sencillo imposible!

Como me quedaron tan finitos, cabe una buena cantidad, aunque no son tan manejables como los normales, me hacen el apaño.


Y como son las cosas de la vida, al día siguiente de hacer mi aporte "chapuceril" al planeta (pero muy apañao, oiga!), vi un enlace en twitter de Rae Strauss a un blog muy bueno y recomendable de Miette con un tutorial muy ilustrativo (está en inglés pero sólo con las imágenes se ve lo fácil que es): Make up remover pads qué bonitos le han quedado!! Así que con éstos míos, los remataré cuando retire alguna toalla y así la reciclo (toca sacar la máquina de coser jejeje)

cómo hacer discos desmaquillantes
Imagen:Organicus
Otro enlace que me ha parecido muy ilustrativo, sencillo y enriquecedor, que muestra que debo aplicarme un poco más a los míos (ups!) es el del blog de Organicus, que los hace cuadrados (buena idea) y con franela, también sencillísimos y maravillosos!

Espero que os gusten y os sirvan, yo por si acaso voy a ir desempolvando mi máquina de coser que sigo viendo muchas ideas interesantes para ir poniendo en práctica (no sé coser más que lo básico, así que no es excusa no intentarlo verdad? ^^ ).

Ya me contaréis si lo probáis, aunque ya os anticipo que como es un tema de manualidad, en el proceso lo pasareis muy bien, y cuando los uséis, mucho mejor.

Hasta pronto!

sábado, 13 de agosto de 2016

Desodorante casero DIY.

La cosmética natural me fascina desde tiempos inmemoriales. Tanto, que empecé a hacer jabones hace años con cierto miedo por la sosa caustica, pero al final me atreví con excelentes resultados.

Es muy gratificante hacer tus propios jabones, y más cuando empiezas a personalizarlos y especializarlos, con otros ingredientes y olores maravillosos, y por supuesto naturales.

Hoy se me ha ocurrido probar hacer un desodorante casero. Desde hace días leo las maravillosas propiedades del aceite de coco virgen extra eco y me he aprovisionado de él porque he encontrado varias recetas para otros cuidados cosméticos.

Menos mal que me apunté la receta en un papel cuando la vi, porque soy incapaz de encontrar el enlace, por lo que no puedo mentar la autoría... ains.

Suelo usar la piedra de alumbre, pero a veces me apetece un poquito de olorcito. Reciclé un bote vacío de desodorante de barra y lo he utilizado para la prueba a ver qué tal.

La receta es muy sencilla:

3/4 partes de bicarbonato de sodio.

1/4 parte de aceite de coco.

Unas gotas de aceite esencial de árbol de té.

Unas gotas de aceite esencial de limón.

(Los aceites esenciales son para darle aroma, podéis usar los que queráis, o no usar ninguno, son opcionales).

Y mezclar, teniendo en cuenta que el aceite esté líquido, para que la mezcla se haga uniforme. Verter en el recipiente deseado y dejar a menos de 24º C para que solidifique el aceite de coco y se convierta en una barra sólida.

Y ya está, después de la ducha lo aplicáis y veréis qué maravilla. Ya me contaréis si os gusta, y si tenéis
alguna que otra recetilla y os apetece compartirla, estaré encantada de leeros! ^^


domingo, 31 de julio de 2016

Pequeña inversión para reducir el gasto del agua: Perlizador.

Buscando formas de ahorrar agua, he descubierto este artilugio que me llamó la atención y decidí investigarlo un poco. 
Se trata de un perlizador, y no es más que una pieza que sustituyendo en nuestro grifo, podemos ahorrar entre un 40% y un 70% del agua sin notarlo.

El perlizador mezcla el aire con el agua, haciendo que el chorro parezca el mismo pero al estar mezclado con el aire, sale la mitad sin darnos cuenta, además es mucho más agradable esa agua al tacto.

Vi una oferta hace poco, un perlizador por unos cuatro euros, y decidí invertir esa pequeña cantidad en uno para probarlo y ver si verdaderamente se nota el ahorro.

Llevo cuatro días con él y estoy muy satisfecha, la instalación es facilísima, desenroscar de la grifería la pieza por donde sale el agua, y enroscar el perlizador.



Éste que he comprado, es dirigible y tiene dos tipos de chorro, ambos me parecen fabulosos.


Investigando donde se produce el mayor gasto de agua en el hogar, diversos artículos apuntan al baño, por lo que decidí probarlo en el lavabo, que es donde está más tiempo abriéndose y cerrándose el grifo, sobre todo para lavarse las manos y los dientes, y donde no es necesaria tanta agua para mojar un cepillo o mojarse las manos.

De momento no puedo comentaros si el consumo de agua ha disminuido mucho o poco, tendremos que esperar un tiempo para poder compararlo, pero yo creo que así será. Además parece incluso que sale con más presión y muy agradable al tacto, sale como perlada el agua (de ahí su nombre supongo), y desde luego no he notado ninguna disminución en cuanto a funcionalidad y confort en el grifo.


Creo que existen también para la ducha y probablemente siga investigando un poco sobre ello y aplicándolo. Me parece una pequeña inversión en el hogar que puede hacer mucho bien tanto al planeta como a nuestra economía.